Los pros y contras de la política de cielos abiertos en el país

Beneficios como mayor oferta y desventajas como potenciales cierres, son algunas consideraciones.

Avión

Las previsiones apuntan a la llegada de 4,6 millones de extranjeros este año.

Archivo particular

POR:
Portafolio
mayo 07 de 2019 - 08:48 p.m.
2019-05-07

Con la premisa del turismo como ‘el nuevo petróleo de Colombia’, mencionada por el presidente Iván Duque y funcionarios de su Gobierno como el viceministro de Turismo, Juan Pablo Franky, la idea de una política de cielos abiertos en Colombia continúa vigente. Es más, la iniciativa cuenta con un proyecto de ley, el PL-211-18, que busca darle luz verde a la apertura del espacio aéreo nacional. Los convenios de cielos abiertos permiten que los derechos de tráfico aéreo entre países firmantes cuenten con un servicio sin restricciones de las aerolíneas en ambos lados.

(Cielos abiertos para promover el turismo preocupa a aerolíneas). 

Lo cierto es que mientras se debate desde algunas entidades y gremios si en verdad existe o no esta apertura, asociaciones como la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham, ponen fichas al turismo como “un motor permanente para la generación de desarrollo y creación de empleo”, en medio de las dudas con relación al comercio en el panorama internacional. La directora de esta cámara, María Claudia Lacouture, dio a conocer algunas consideraciones de cara a los posibles impactos de acoger esta política en el país.

La exministra de Comercio destaca que acoger el plan podría aumentar el nivel de competencia en el mercado, sumado a nuevos servicios, lo que, asegura, podría resultar en una mayor oferta y demanda de estos servicios con una disminución en las tarifas. “Las reacciones pueden, literalmente, crear nuevas industrias en la región y generar oportunidades económicas alrededor del mundo”, destaca.

No obstante, Lacouture menciona como potenciales dificultades para acoger este plan, que esto implicaría ajustes en las industrias, con lo que habría que realizar modificaciones, tanto laborales, como de capital, lo que, conllevaría al cierre de empresas menos competitivas.

(Acuerdo de cielos abiertos hará crecer el tráfico aéreo con Estado Unidos). 


En Colombia hace unos años se dio acceso a empresas extranjeras a la participación en el mercado doméstico bajo una figura que requiere que estas tengan su domicilio en el país, realicen inversiones y generen empleo, como el caso de LAN que compró aires y realiza negocios a través de LAN Colombia. Los tratados internacionales aéreos en el país se manejan de acuerdo con lo que se estableció en el Convenio de Chicago de 1994, para negociaciones internacionales y por las regulaciones internas de cada nación para el manejo del mercado doméstico.

La directora de AmCham, menciona que, suponiendo que se tiene una política de cielos abiertos y un incremento de aerolíneas, “hoy Colombia no tiene infraestructura aérea para poder recibir un número mayor de aerolíneas en las ciudades donde seguramente van a solicitar la apertura -Bogotá, Cartagena y Medellín-”. Pero adicionalmente, comenta que, una cosa es hablar de cielos abiertos y otras es materializar esta idea. “Además de la limitación de infraestructura en el país, la reciprocidad con otros países puede llevar a restricciones operativas”, menciona.

Mientras que se debate si Colombia se acoge o no a esta política, el turismo, que se vería influenciado de una u otra forma en caso de adoptar la medida, sigue marchando a buen ritmo. Para este año las expectativas están puestas en que el sector perciba la llegada de 4,6 millones de visitantes no residentes. Los territorios inexplorados y principalmente la tecnología son algunos de los factores con las que se busca seguir potenciando la visita de extranjeros a Colombia. Los países de donde se espera, provengan los viajeros internacionales son Estados Unidos, Argentina y México, principalmente.

Siga bajando para encontrar más contenido