Los retos de las plataformas digitales

El manejo de los negocios digitales también ha evidenciando una valorización que se evidencia en el último informe de marcas más valiosas del mundo.

Plataformas digitales

Estas plataformas se han posicionado en sectores específicos como el hotelero con Airnb o en el sector transporte uber, waze, entre otros.

iStock

POR:
Portafolio
octubre 22 de 2019 - 02:58 p.m.
2019-10-22

Las plataformas como una nueva estrategia para realizar negocios se han venido popularizando y creciendo a nivel mundial incrementando usuarios, ganancias, satisfaciendo a los usuarios con procesos innovadores y una nueva forma de la economía que se denomina colaborativa.

(Plataformas digitales: es clave contar con regulación laboral). 

El crecimiento de estas plataformas se debe a las tendencias digitales a nivel mundial, que en el último reporte de abril de 2019 evidencia que 5.110 billones de la población mundial son usuarios únicos de teléfonos celulares con una penetración del 66%, 4.437 billones de personas son usuarios de internet (58% del nivel de penetración), 3.499 billones de habitantes mundiales son usuarios activos de redes sociales y 3.429 billones de personas son usuarios de redes sociales móviles indicando un 45% de penetración. Estos datos evidencian que la sociedad tiende a operar de forma digital lo que implica un reto para el surgimiento e interacción de los negocios a través de plataformas.

El manejo de los negocios digitales también ha evidenciando una valorización que se evidencia en el último informe de Forbes de las marcas más valiosas del mundo, las cuales pertenecen a este sector como son Apple, Google, Microsoft, Facebook y Amazon, lo que implica una digitalización de la economía y la generación de productos y servicios innovadores que se basan en lenguajes automatizados, analógicos y sistematizados capaces de responder a las nuevas necesidades y requerimientos de una sociedad basada en la información y el conocimiento.

(IVA a plataformas digitales crea equidad con negocios tradicionales). 


Estas plataformas se han posicionado en sectores específicos como el hotelero con Airnb o en el sector transporte uber, waze, entre otros. Especialmente en este último sector se ha desarrollado ecosistemas de movilidad inteligente con una cadena de valor que integra negocios con diferentes plataformas para conectividad (telefónica, claro, etc.), proveedor de plataformas (Nokia, siemens, Ericsson, etc.), monitoreo de flujo de tráfico (waze, urban engines, inrix etc.), sistema de tiquetes (masabi, siemens, cubic, etc.), formas de pago (paypal, visa, bitcoin, etc.), transporte público y fabricantes de vehículos (lyft, uber, scania, TFL, etc.) y proveedores de aplicaciones móviles (moovit, citymapper, etc.), demostrando que una de las estrategias de los negocios es migrar al uso de plataformas que generan mayor eficiencia, rentabilidad y satisfacción de los usuarios pero también se presentan nuevos retos por la especificidad y nuevas tipologías de gestión.

Las plataformas por lo general se caracterizan por ser de consumo y se gestionan de forma voluntaria por los participantes, proporcionan intermediación entre oferta y demanda con una tarifa para cada transacción, ofrece a los usuarios la posibilidad de interactuar sin cobrar ninguna tarifa, produce efectos de red en cuanto a la amplitud del mercado, efecto domino y de voz a voz en los contactos que pueden interactuar con la plataforma y reducción de las asimetrías de información a través de sistemas de reputación basados en valoraciones y comentarios.

Sin embargo, este modelo de negocio a través de las plataformas todavía requiere de mayor análisis, por ejemplo a nivel legal no es clara su definición si pertenece a la categoría de los mercados digitales o es un servicio de la sociedad de la información; si la naturaleza económica es un mercado o una jerarquía y si la característica del negocio es un intermediario puro o es un proveedor de servicio, que se deben analizar de forma específica para establecer reglas de juego claras a todos los grupos de interés de la cadena de valor que se pueden afectar por la plataforma.

Actualmente a nivel mundial las plataformas presentan diferentes retos regulatorios, los principales son:

- Relaciones laborales y de empleo que implican cómo se clasifican de manera adecuada a los trabajadores de estas plataformas, son empleados o contratistas o se genera otra figura. En este caso, muchos países realizan esta evaluación de acuerdo a sus legislaciones laborales que implica definir la figura regulatoria.

- Manejo y gestión de datos de la plataforma que requiere definir la naturaleza económica de los datos, qué tipo de servicio son los datos, el tema de la explosión de datos no sólo implica privacidad, sino que también podría generar problemas de competencia y establecer si la portabilidad de los datos resuelve la gestión de los mismos.

- Las plataformas y la competencia implican reglas antimonopolio con enfoque al bienestar del consumidor, este tipo de compañías podrían generar un comportamiento depredador que no es adecuado para el mercado y se debe analizar desde los productos a la estructura del mercado; cuales podrían ser elementos claves en un marco regulatorio.

Estos elementos se deben analizar en cada país con el fin de poder garantizar la operación idónea de estas plataformas que implica diversidad de figuras, entender la revolución 4.0 y lo que implica el mundo digital y mantener sistemas regulatorios cambiantes y que se adapten a las tecnologías, en lo que ya se esta trabajando en el país por las diferentes oportunidades que se pueden generar y los lineamientos que se requieren para garantizar la operación de estas plataformas que sean adecuadas a todos los grupos de interés.


Clara Inés Pardo Martínez. Post-doctora y Profesora de la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario
Especial para Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido