‘Medidores inteligentes ahorran en la tarifa de energía hasta un 30%’

El vicepresidente de mercadeo de Open afirmó que las unidades digitales terminan por ajustar los precios del servicio con el fin de economizar.

Jesús Sánchez, presidente de Open.

“Al adoptar esta nueva tecnología quien termina beneficiado es el usuario”, Jesús Sánchez, vicepresidente de mercadeo de Open.

Archivo particular

POR:
Portafolio
octubre 09 de 2018 - 08:50 p.m.
2018-10-09

Los medidores inteligentes cuantifican de manera precisa el consumo de energía, y ayudan a que los usuarios definan los patrones y perfiles de uso hasta volver más racional la demanda, lo cual terminaría por generar ahorros que se verían reflejados en la tarifa.

En diálogo con Portafolio, Jesús Sánchez, vicepresidente de mercadeo de Open, empresa de tecnología y proveedora del software Open Smartflex, cerebro de los medidores inteligentes que terminan por establecer en línea y en tiempo real esos patrones de consumo, afirmó que los ahorros en costos pueden llegar o incluso superar el 30%.

¿Cuáles son las variables en consumo de energía que tendrán en cuenta el ‘software’ de un medidor inteligente?

Los medidores inteligentes cuantificarán de manera precisa los consumos de la llamada energía activa, que es la que utilizan los usuarios.

Los medidores inteligentes adicionalmente pueden medir el consumo por otras variables, como es el tipo de generación, ya que a veces estas provienen de paneles solares. Como se reinyecta a la matriz, la bidireccionalidad también es contabilizada.

¿Los medidores supervisarán los consumos de energía que se hagan de electrodomésticos, aparatos electrónicos o incluso de luminarias?

Sí, la medición se realizará para cada una de las unidades que necesiten la energía para su funcionamiento. En el proceso de medición intervienen varios actores.

La estrategia está en hacer un uso más eficiente de la energía ya que la premisa está en la llamada generación distribuida. Es decir, hacer un uso más eficiente para impactar positivamente su uso frente a temas como el cambio climático.

¿Cómo se recolecta la información del consumo, y cómo se mide?

El mecanismo que recolecta la información de esos medidores es por periodos de frecuencia cada cinco minutos, la cual es centralizada en un repositorio, donde un software comienza a calcular esta información de los consumos para establecer las curvas en el gasto de energía.

En el cruce de información se calcula la entrada de energía, y cuánto exactamente se utiliza y en qué se gasta. Este cálculo, que es la energía real y activa que se consume, es la que al final se ve reflejada en la tarifa.

Con esta información, ¿un usuario cómo puede controlar el consumo?

Hay que establecer el perfil de consumo. El usuario puede variar el comportamiento de uso de esa energía, ya que las comercializadoras comenzarían a regular la entrega por franjas horarias de acuerdo a la demanda. Así, al usuario le resultará más económica la tarifa porque modificará los patrones de uso.

¿Y cómo lo beneficia en la tarifa?

De acuerdo a la curva de demanda, se puedan aplicar fórmulas de solución de energía distribuida o almacenamiento. Es hacer un uso más razonable del recurso que se verá reflejado en menores costos de la tarifa y que la comercializadora logre una mayor eficiencia en la oferta.

¿Hay contradictores que afirman que la medición detallada en el consumo, por el contrario terminaría por aumentar la tarifa?

La información más precisa sobre el consumo permitirá hacer ajustes en los patrones, lo que generará un uso más racional de la energía. La tarifa dependerá del patrón de consumo de esa energía. Es el perfil de consumo del usuario el que terminará definiendo la tarifa. En los países donde ya se utilizan los medidores inteligentes no se han presentado incrementos en las tarifas. Al medir el consumo se ajustan los patrones de utilización de la energía.

Las comercializadoras ofrecen planes de acuerdo al perfil de uso de esa energía por parte del consumidor. Es por su comportamiento.

¿Un medidor inteligente terminará por afectar el bolsillo de un consumidor de energía?

Una política del Gobierno efectiva para la implementación de estos medidores, los programas de las comercialzadoras para el uso racional y eficiente de la energía, y un consumidor que identifique plenamente el perfil de uso ayudarán a que todo el proceso de oferta y demanda sea competitivo por ahorros. Al adoptar esta nueva tecnología quien termina beneficiado es el usuario porque se presenta una reducción en la tarifa. El ahorro se calcula entre un 20% y un 30%.

¿Cuáles son los países dónde se han utilizado medidores inteligentes con beneficios
para el consumidor?

En Chile, al conjugar las variables de regulación, comercializadoras y usuarios, se han disminuido los costos, más cuando la fuente son las renovables no convencionales. Los medidores inteligentes han ayudado a que en ese país el valor del ahorro en las tarifas se ajuste hasta por encima del 30%.

En el cargo por confiabilidad, ¿cómo un medidor inteligente terminará por beneficiar la fórmula tarifaria?

Las empresas están obligadas, si pasan los umbrales de interrupción del servicio de energía, a compensar a los usuarios. El monitorear en tiempo real y en línea la frecuencia del consumo hace que las mediciones sean más precisas, y por ende, el establecer cuándo hay una interrupción para determinar con exactitud la compensación. Así mismo, para atender de forma inmediata la reconexión del servicio. Esto permite incrementar el nivel de frecuencia.

Siga bajando para encontrar más contenido