Pardis, comida persa en la zona ‘G’ de Bogotá

Este restaurante busca brindar a los capitalinos una nueva experiencia gastronómica. 

Pardis

Al fondo, Kabab soltani (brochetas de cordero) y Joojeh kamel (pollito completo con especias finas).

Constanza Gómez G.

POR:
Portafolio
octubre 06 de 2018 - 11:55 a.m.
2018-10-06

Un lavado de manos con agua de rosas para hidratar y suavizar es el punto de entrada a la carta de Pardis, un restaurante que está en la Zona ‘G’ de Bogotá y que busca acercar a los comensales a la comida persa.

Los cofundadores son el chef Ali Aghili, de origen iraní, y la colombiana Catherin Vargas, que luego de vivir en Irán y en Inglaterra por varios años, decidieron venir a Bogotá a desarrollar esta propuesta gastronómica.

(Lea: Smoky Monkey prepara expansión por Colombia y ultima llegar a Bogotá)

La empresaria dice que una de las tareas que tiene con su esposo es enseñar a los visitantes a Pardis - que en español traduce Paraíso - que la comida persa nada tiene que ver con la de Oriente y que son dos conceptos completamente diferentes.

“Nuestro restaurante es una experiencia única de Medio Oriente, es muy leal a nuestras tradiciones, por eso cuando alguien decide comer en él, lo invitamos a que se lave las manos con agua de rosas, para suavizarlas e hidratarlas”, anota el chef.

(Lea: La Vera Pizza, apuesta gourmet a bajo costo

Después de este ritual de las manos, ofrece una bebida llamada Sikanjebin que tiene un almíbar de menta y pepino europeo con el fin de limpiar el paladar antes de empezar a comer.

También se dispone de una canasta de panes persas calientes, los cuales son acompañados de aceite de oliva aromatizado con hierbas frescas.

(Lea: Mister Wings: de Cali a la expansión nacional

Saludable, con aromas, texturas y sabores únicos, que se logran tras la delicada selección de sus ingredientes. Esto hace de la cocina Persa una experiencia bastante atractiva para el paladar de cualquier comensal o hasta del más estricto vegetariano.

La preocupación por tener los ingredientes de la más alta calidad y lo más acordes a la cultura ha sido una preocupación constante de los dueños de Pardis que en su interior también ambientan los espacios cotidianos en cualquier lugar de Irán.

Un caso de esto es el pollo que en la comida persa se sirve pequeño pero con gran sabor.

Los empresarios lograron conseguir en Colombia el proveedor ideal para contar con este tradicional plato.

Igualmente, se ha puesto a la tarea de importar algunos insumos para garantizar que los platos sean realmente típicos. Por ejemplo, trae de su país el azafrán, que lo cataloga como el “oro rojo”, pues se necesitan al menos 85.000 flores para obtener un kilo de azafrán válido para su consumo.

“Es una especia muy fina y prefiero tenerla siempre aquí”, dice Ali Aghili.

“Cada que venía a Colombia por cuestión de negocios, iba a visitar restaurantes con el fin de saborear las diferentes propuestas, pero nunca encontré uno donde me ofrecieran la verdadera comida persa, entonces decidí que era el momento de quedarme y abrir un restaurante típico de mi país”, señaló el experto, quien también es joyero, pero desde hace 35 años se dedica con pasión al mundo de la gastronomía.

Entre los platos más llamativos de la carta de este restaurante se destaca la berenjena ahumada, con tomate y ajo,
“Mirza Ghassemi”, que es una combinación muy persa y a la gente le ha encantado, asegura el chef.

Además, aparecen opciones elaboradas con carnes de cordero y ternera, pollo y pato.
“Otro de nuestros menús que ha gustado bastante es el estofado Persa de mariscos. También el curry de vegetales y vegetales a la brasa”, agrega el chef.

Hay que mencionar además, que pese a la gran oferta de menús persas que brinda Pardis, también hay comida fusión y tradicional para tener más variedad.

Así mismo, se pueden encontrar cócteles de autor con unas exquisitas combinaciones muy saludables a los que los desean sin alcohol y otros con alcohol con sabores y aromas excepcionales.

El segundo piso del establecimiento está en adecuaciones para acondicionar un salón de té, ya que son reconocidos los tés persas botánicos que tienen cardamomo, pétalos de flores silvestres y piel de naranja. La pastelería y los jugos saludables también tienen un espacio en Pardis.

Bogotá

Siga bajando para encontrar más contenido