PCP aplaza inversión en México y se fija en Pereira

Para ganar competitividad para sus exportaciones y para el mercado interno, la empresa optó por trasladarse a la capital de Risaralda. 

Luis Arango, gerente general en PCP

Luis Arango, gerente general en PCP Partes y Complementos Plásticos SAS, explica el fortalecimiento de la operación en el mercado colombiano.

Archivo particular

POR:
Portafolio
diciembre 16 de 2018 - 05:03 p.m.
2018-12-16

PCP Partes y Complementos Plásticos, con 30 años en el mercado de la fabricación y venta de válvulas y accesorios para el manejo del agua, aplazó el montaje de una planta en México y, prefirió ‘trastear’ de Bogotá a Pereira su principal centro de producción para crecer y fortalecerse.

Así lo anuncia Luis Arango, gerente general de la compañía, al explicar el giro en el plan de expansión.

Después de tener una mala experiencia con la operación en Venezuela que casi quiebra a la compañía como consecuencia del cambio de modelo económico, la llegada al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador a México, llevó a la compañía colombiana a congelar el proyecto.

“Nosotros ya perdimos con el régimen de Venezuela y no queremos revivir eso. Entonces decidimos ampliar la comercialización en México pero hacer la inversión en capital en Colombia”, dice Arango a Portafolio.

La decisión necesariamente debía pasar por identificar espacios y condiciones competitivas que le permitieran crecer ante la imposibilidad de ampliar la planta en Bogotá.

Para el empresario, la capital no ofrece ventajas para la industria.

“Actualmente tenemos en la ciudad 4.500 metros cuadrados y aumentar la capacidad de energía es un problema. Tampoco se consigue mano de obra, se ponen vacantes y la gente no llega”, considera.

Luego de evaluar opciones en ciudades como Cali, Medellín y Barranquilla, PCP llegó a la conclusión de que el desarrollo industrial convenía en Pereira.

El complejo estará a las afueras de la capital de Risaralda, por el corredor Cerritos- La Virginia.

La inversión inicial será de $12.000 millones. Se espera que esté lista en el tercer trimestre del 2020 y opere desde el 2021. Sin embargo, en enero próximo empezará su piloto de producción en una bodega arrendada.

La sede de Bogotá se reducirá para abastecer la capital y las zonas aledañas.

“Estamos proponiendo a las personas que nos acompañen a Pereira si coincide con su proyecto de vida. Pero hay que ser claros en que esa planta en la capital tendrá unas 200 personas, cuando en total hoy somos 300”, advierte.

La cercanía a Buenaventura, desde donde salen los productos, la proximidad con varias regiones del país y el menor costo de fletes, fueron factores determinantes para elegir la ciudad. A esas ventajas se suma el interés creciente y el apoyo de las autoridades locales, como Invest in Pereira, para estimular inversión, desarrollo industrial y empleos de calidad.

Actualmente, en Bogotá tiene en funcionamiento 23 inyectoras. El año entrante debería tener 28 y en el siguiente de 35 a 40 inyectoras. Eso espera alcanzarlo gracias la nueva planta, indica Luis Arango.

Explica que “en el mercado interno las ventas son cercanas a US$ 7 millones de dólares y en México se puede llegar a US$20 millones, por lo que hay que pensar en una planta más robusta. La modularidad permite crecer en la medida en que la demanda aumente”.

Con esas posibilidades de producción que se abren, los esfuerzos en ese país se concentran en profundizar la labor comercial para exportar desde Colombia.

“Si vemos con el tiempo que las condiciones son favorables, podemos reactivar el tema de la planta en México donde apenas tenemos 5% de mercado”, señala. En Perú, donde está PCP con operación propia, tienen un 33% de participación de mercado.

En Colombia su cuota es del 80% y la misión es crecer y diversificar el portafolio.

Este año, la empresa creció 13% y estima cerrar con ventas por $32.000 millones. Para el 2019, la meta es aumentarlas 19%. La empresa es fuerte en el segmento de la reposición, por lo que la distribución en las ferreterías es clave.

En las perspectivas de crecimiento también está entrar a Estados Unidos. Con ese fin, desde hace dos años tiene una certificación que se llama NSF que le permite exportar a ese país. Sin embargo, no la ha aprovechado, porque los proveedores chinos dominan con sus bajos precios.

Ahora que está planteada la guerra comercial entre China y Estados Unidos, la firma colombiana está atenta por que si los aranceles aumentan más para los chinos, la oportunidad de entrar a país estaría servida.

Siga bajando para encontrar más contenido