Preocupación por contratista de buses de TransMilenio

Algunos miembros de la familia Martínez Palacio que manejan la Organización Suma, operadora del SITP, se ganaron el 33% de la licitación.

Transmilenio

La licitación para renovar buses de TransMilenio traerá 1.383 vehículos al país, entre tecnologías de gas y diésel.

Mauricio León/CEET

POR:
Portafolio
enero 02 de 2019 - 09:00 p.m.
2019-01-02

Las protestas que protagonizaron a finales del año pasado algunos trabajadores de la Organización Suma (en las instalaciones de Davivienda), empresa que tiene la operación de los buses del SITP en Ciudad Bolívar, Bogotá, volvieron a prender las alarmas de la situación financiera de las compañías de transporte público de la capital colombiana.

(Lea: Con ingreso gratuito, empezó a operar el TransMicable en Bogotá)

Pero lo que más preocupa, sobre todo a las entidades financieras que tienen créditos con Suma, es que una de las empresas a las que le fueron adjudicados tres patios para la licitación de los nuevos buses de TransMilenio –llamada Sistema Integrado de Provisión de Flota Sí2018– es controlada por las mismas personas que manejan la firma Sistema Integrado de Transporte Sí99, que a su vez tienen una participación accionaria del 18,2% en la Organización Suma, que está en reorganización y que a finales del año pasado aseguró no tener los recursos para pagar sus obligaciones con los trabajadores y la banca.

(Lea: Las razones por las que se demoran las rutas del SITP en Bogotá)

En otras palabras, una de las organizaciones que va a proveer y operar el 33% del total de los nuevos buses de TransMilenio tiene participación en una empresa con problemas financieros, la cual ya entró en ley de insolvencia y a la que el banco Davivienda le hizo una retención de sus ingresos.

(Lea: En 2019, Bogotá tendría el presupuesto más alto en su historia)

Portafolio habló con el gerente de la Organización Suma, Jairo Angarita, quien reiteró que la empresa no tiene ninguna participación en la nueva licitación de TransMilenio, pero reconoció que Sí99 “es accionista de Suma, pero no controlante”.

Sin embargo, este diario encontró que Carmen Milena Martínez Palacio, quien es representante legal de la empresa accionista mayoritaria de la Organización Suma, llamada New Life Inversiones, es pariente de Víctor Raúl Martínez Palacio, quien es representante legal de las firmas Sí99 y Sí2018.

Eso se traduciría en que la familia Martínez Palacio, entre Sí99 y New Life Inversiones (que tiene el 62,3%) tendría una participación del 81,1% de la empresa que opera los buses del SITP en Ciudad Bolívar. Es decir, que sí serían controlantes.
Cabe recordar que la empresa Sistema Integrado de Transporte Sí99 opera la fase 1 del sistema de TransMilenio.

La situación de Suma
Las dificultades financieras que ha presentado Suma fueron las que provocaron que a finales del año pasado varios trabajadores salieran a protestar frente al banco Davivienda, por haberles retenido los ingresos a la compañía y por lo que no podrían recibir su salario.

Según fuentes cercanas a ese proceso, la medida que tomó el banco fue motivada porque Suma no había pagado ni los intereses de sus obligaciones y parecía demostrar recursos suficientes a través de uno de sus accionistas, Sí99.

“No se entiende cómo una empresa que participa en una licitación de TransMilenio controle una firma que está en ley de insolvencia. Para entrar a la licitación tuvieron que demostrar que tenían un fuerte músculo financiero, por lo que no se entiende por qué no pagan sus deudas”, manifestó a Portafolio un conocedor del tema.

Por su parte, Angarita explicó que la empresa se ha visto en dificultades de recursos por cuenta de unos desequilibrios en el contrato para prestar el servicio en Ciudad Bolívar y por la alta tasa de ‘colados’, por lo que a comienzos de febrero del 2018 fueron aceptados en la Ley 1116, o ley de insolvencia, con el fin de salvar a la compañía.

“Con la Ley 1116 entramos en una reorganización, lo que tiene como objetivo garantizar el empleo de los trabajadores, asegurar la supervivencia de la empresa y garantizar el crédito”, subrayó el gerente de Suma.

Asimismo, reiteró que la empresa ha hecho todos los esfuerzos para disminuir costos y ser más rentable. “Nosotros movemos mensualmente en Ciudad Bolívar un promedio de 6,5 millones de personas, tenemos unos ingresos por alrededor de $10.000 millones, y gastos de unos $12.600 millones”, explicó Angarita. En otras palabras, tienen un déficit de más de $2.000 millones.

En cuanto a las medidas tomadas por Davivienda, Angarita aseveró que no tendrían lugar, si se tiene en cuenta que la Ley 1116 congela las deudas que pueda tener una compañía con problemas económicos.

Con el fin de solucionar la situación de Suma, y las otras seis organizaciones concesionarias de SITP, TransMilenio firmó un acuerdo de entendimiento con esas firmas, tendiente a mejorar las condiciones de sus contratos. 

ACUERDO PARA SALVAR EL SITP
A finales del año pasado, y motivados por las protestas de trabajadores y una posible amenaza de que se frenaran las operaciones en algunas partes de la ciudad, TransMilenio firmó un acuerdo de entendimiento, como gestor del SITP, y los concesionarios Este es mi bus, Gmovil, Etib, Consorcio Express, Organización Suma, Masivo Capital y Tranzit.

El documento se rubricó en presencia del procurador general de la Nación, Fernando Carrillo, y del vicecontralor, Ricardo Rodríguez Yee. Según el Distrito, el propósito del acuerdo es buscar las alternativas posibles que faciliten la operación de los concesionarios del SITP en su componente zonal en todas las localidades de la ciudad. Además, acordaron hacer modificaciones contractuales.​

María Camila González 
marola@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido