Tener trabajo en el futuro: la clave está en las habilidades

Pearson presenta una herramienta que indica qué aspectos debe fortalecer al 2030

Trabajo

Los hallazgos confirman la importancia de la resolución de problemas complejos, la originalidad, la fluidez de las ideas y el aprendizaje activo.

123rf

POR:
Portafolio
octubre 19 de 2018 - 08:20 p.m.
2018-10-19

Que los anuncios de automatización y transformación digital no asusten ni le generen incertidumbre a los trabajadores. La cuestión para no salir del mercado laboral estará en que las personas entiendan que la clave estará en el fortalecimiento de ciertas habilidades.

“Las ocupaciones se pueden rediseñar para vincular habilidades exclusivamente humanas con optimizaciones tecnológicas para impulsar la demanda de empleos. Por ejemplo, sabemos que eventualmente los robots podrán construir puentes y diagnosticar enfermedades. Pero los humanos conservarán la habilidad única de diseñar un puente y cuidar a un niño enfermo. La forma en que equilibremos esas habilidades con la productividad tecnológica marcará el rumbo de nuestra fuerza de trabajo”.

(Lea: Habilidades necesarias para los trabajos del futuro

Otro caso para ejemplificar este fenómeno es el de las bibliotecas que han visto la evolución de la tecnología para almacenar y acceder a la información.

Sin embargo, “todavía necesitaremos personas, bibliotecarios, para ayudarnos a navegar por la información tanto antigua como nueva. Pero al igual que en muchas ocupaciones, es probable que el perfil de habilidades de un bibliotecario cambie sustancialmente en los próximos años”.

Así lo concluye la firma Pearson que decidió trabajar con los investigadores de Nesta y el experto en aprendizaje automático, Michael Osborne de la Oxford Martin School, en la construcción de un proyecto de investigación que mueva la conversación sobre el futuro del trabajo después del alarmismo simplificado sobre la automatización.

(Lea: Transformación digital, el futuro de los negocios

De este estudio, anota Leonardo Leal, coordinador de marketing de Pearson, resultó una reveladora herramienta (https://futureskills.pearson.com) que cualquier persona puede consultar. Con el suministro de datos básicos, indica qué aspectos debe fortalecer, para seguir en su círculo laboral en el 2030.

Y aunque el estudio se hizo para Estados Unidos y Reino Unido (Ver tabla anexa), aplica para un país como Colombia, como explicó a Portafolio Denis Hurley, Director de Tecnologías Futuras de Pearson, quien recientemente estuvo en Colombia presentando los resultados de la investigación y la importancia de esta herramienta que está basada en Inteligencia Artificial.

Pearson encontró que el futuro del trabajo es más brillante de lo que sugieren las expectativas. Sin embargo, precisa, los trabajos de hoy pueden requerir diferentes habilidades para el éxito mañana.

(Lea: ‘Los negocios del futuro ya empezaron’, Aciem

Igualmente, plantea que megatendencias como el cambio demográfico, la incertidumbre política, la globalización, la desigualdad de ingresos, la sostenibilidad ambiental y la urbanización, junto con la tecnología emergente, tendrán una influencia significativa sobre los empleos del futuro.

Uno de los pronósticos de la investigación es que uno de cada diez trabajadores se encuentra en ocupaciones que probablemente crecerán.

“Estos trabajos se realizan en sectores como educación y salud, donde el efecto primordial de la tecnología probablemente sea una mejora en los resultados, no una reducción en la fuerza de trabajo. Por lo tanto, a medida que tendencias como el cambio demográfico eleven la demanda de estos servicios, también es probable que aumente la posibilidad de empleo”, reseña. En contraste, solo uno de cada cinco trabajadores tiene ocupaciones que se reducirán. Esta cifra es mucho más baja de lo que sugieren estudios recientes de automatización.

Igualmente, las ocupaciones relacionadas con la agricultura, el comercio y la construcción, que en otros estudios se pronostica que disminuirán, exhiben patrones más interesantes y heterogéneos con nuestra investigación, lo que sugiere que puede haber focos de oportunidad en toda la escala de capacidades.

LO QUE HAY QUE FORTALECER

En Estados Unidos se hace especial hincapié en las habilidades interpersonales. Estas aptitudes incluyen la enseñanza, la percepción social, la orientación al servicio y la persuasión.

Los hallazgos también confirman la importancia de las habilidades cognitivas de orden superior, como la resolución de problemas complejos, la originalidad, la fluidez de las ideas y el aprendizaje activo.

En el Reino Unido, las facultades relacionadas con el pensamiento orientado a sistemas (es decir, la capacidad de reconocer, comprender y actuar sobre conjuntos complejos de información), tales como el juicio, la toma de decisiones, el análisis de sistemas y la evaluación de sistemas también tienen un lugar destacado.

De todas maneras, la investigación muestra que, al lado de las destrezas, el conocimiento es fundamental para desempeñarse y hacer parte de la fuerza productiva de la economía del futuro.

En ese sentido en Estados Unidos, tanto el conocimiento como las habilidades están igualmente representados en la mitad superior de todas las características que fueron clasificadas en el estudio, de acuerdo con la demanda futura prevista.

“En los resultados del Reino Unido, la clasificación se inclina más hacia las habilidades que el conocimiento, pero no con un amplio margen”, dice Pearson.

LOS DESAFÍOS QUE TRAEN LOS CAMBIOS

1
PARA LOS SISTEMAS EDUCATIVOS

Los sistemas educativos deberán respaldar una mejor comprensión, práctica docente y evaluación de las habilidades que serán más demandadas.

Las instituciones deberán brindar apoyo a los educadores, ya que se les pide que enseñen estas nuevas habilidades. Esto podría requerir una reorganización significativa de la educación del profesorado o incentivos de la facultad en las instituciones educativas. Los sistemas educativos desarrollados hace 20-30 años necesitarán planificar rápidamente para el futuro a 20-30 años.

A medida que se acelera el cambio, los alumnos exigirán más formas de convertir el aprendizaje en ingresos. Siempre habrá demanda de experiencias tradicionales, más estudiantes querrán vías rápidas y flexibles, como credenciales o certificaciones.
2
PARA LOS EMPLEADORES Y LAS EMPRESAS

Los empleadores que se toman en serio la resolución de la incertidumbre futura para su fuerza de trabajo deberán pensar, en primer lugar, en el rediseño de roles para equilibrar la tecnología y los recursos humanos.

El camino hacia la maximización de la productividad será a través del uso efectivo de la tecnología para complementar habilidades exclusivamente humanas. En educación, hablamos de tecnología que complementa (no suplanta) al educador para personalizar el aprendizaje. Esto también se aplicará en muchas otras industrias y los empleadores deberán rediseñar de forma proactiva los trabajos más expuestos.

Igual se recomienda ir más allá de la universidad como criterio para la empleabilidad. Como los sistemas educativos ofrecen vías más flexibles y adaptativas para los alumnos, los empleadores también deberán aprender a identificar y desarrollar el talento.

El título universitario ha sido durante mucho tiempo una señal imperfecta para la preparación para el empleo y es probable que se vuelva aún más complejo.
3
PARA LAS PERSONAS DEL MUNDO LABORAL

A pesar de su naturaleza técnica, esta investigación tiene una ángulo muy humano. Pronostica los impactos de las megatendencias en personas reales y los resultados proporcionan una hoja de ruta sobre cómo prosperar en la fuerza de trabajo futura.

Las personas necesitarán desarrollar habilidades que son únicamente humanas.

Aunque el avance de la automatización y la inteligencia artificial puede parecer una batalla perdida para algunos, las personas deberán enfocarse en desarrollar las habilidades exclusivamente humanas identificadas en esta investigación, como la originalidad, la fluidez de las ideas, y escucha activa.

Igual, deben comprometerse con el aprendizaje permanente y la actualización.

El ritmo económico cambia todo, pero garantizará que un solo título universitario o tecnológico o una carrera emprendida durante sus 20 años no será para siempre.
Siga bajando para encontrar más contenido