‘Uno de cada diez colombianos puede tener prepagada’

Según la Clínica Vip, los servicios privados de salud serían la clave para descongestionar el sistema.

Diego Cubillos

Diego Cubillos, director científico de la Clínica Vip.

Cortesía

POR:
Portafolio
octubre 22 de 2019 - 10:00 p.m.
2019-10-22

Casi 1,5 millones de personas en el país tienen acceso a medicina prepagada o a un servicio complementario de salud, pero más del 11% de la población nacional tendría la posibilidad de acceder a estos. Es decir, que de cada 40 colombianos, 1 tiene prepagada, cuando 1 de cada 10 puede costearla.

(Lea: Prepagada, una forma de quitar presión al sistema de salud)

Además de contar con beneficios, como disminución en los tiempos de espera o el acceso directo a un médico especialista, Diego Cubillos, director científico de la Clínica Vip, asegura que este servicio privado sería la solución y evitaría el colapso de los sistemas públicos de salud, pues descongestionarían algunos hospitales y las salas de urgencias para quienes en verdad lo necesitan.

(Lea: EPS perdieron $3.500 millones al día en 2018)

De hecho, en la encuesta de satisfacción más reciente, publicada por el Ministerio de Salud, el 20% de los usuarios califican el servicio de urgencias entre malo y muy malo, por el tiempo de espera, sobre todo.

“Las EPS están colapsadas por la poca disponibilidad de los especialistas y la gente va a urgencias en busca de ellos. Si una persona tuviera medicina prepagada o un plan complementario de salud, no tendría que buscar al profesional allí y no afectaría el sistema”, afirmó Lina Isaza, directora comercial de la Clínica Vip.

Las bondades de una prepagada son, básicamente, tener la oportunidad de atención rápida, que la dolencia sea atendida a tiempo y, según lo dicho por la Clínica Vip, con una afiliación también se da la posibilidad de que el usuario que no puede pagar este servicio, tenga buena calidad y sea atendido oportunamente en su EPS.

“Los servicios de salud no deberían tener diferenciación, pues cualquier colombiano merece una atención de óptima calidad, con los mejores recursos disponibles. Hoy, este mercado se ha segmentado de tal forma que en la medida en que se tenga capacidad económica, se puede acceder a mejores condiciones de atención, pero, también, contribuir a la de otros”, señaló Isaza.

UN MERCADO ESTABLE

El costo de un plan completo puede ir desde los 120.000 pesos, hasta superar 1.000.000 de pesos, pero desde 70.000 pesos ya los clientes puede adquirir ciertos beneficios o atención prioritaria en casos específicos; sin embargo, este precio para muchos o la percepción que otros tienen de este valor, son la principal razón para no adquirirlos y seguir con su EPS.

“La gente cree que es un alto costo, pero sería una solución. El 11% de los colombianos tiene un capital que supera los 70.000 dólares, ellos podrían acceder con facilidad a una medicina prepagada, pero penetrar el mercado y hacerlos conscientes es un proceso cultural”, agrega Cubillos.

El mercado se ha mantenido estable, las compañías prestadoras del servicio crecen entre 10% y 5% anualmente, y en general tienen una buena fluidez en sus sistemas financieros.
A pesar de que los número de usuarios no son muy altos, las empresas se mantienen porque asumen el riesgo del paciente de acuerdo al grupo etario al que pertenece.

Cuando se es niño, por ejemplo, se paga menos que cuando la persona tiene 60 años o más, o una mujer entre los 16 años y los 45 años tendrá que pagar un costo más alto que un hombre de la misma edad, por el riesgo que tiene a quedar embarazada.

Aunque gozan de estabilidad financiera, el crecimiento de este mercado sí es necesario, al menos así lo ven los directivos de la Clínica Vip, quienes creen que una estrategia que contribuiría al sector privado, con el aumento de usuarios, y beneficiaria al sistema de salud en general, sería que el Estado fomente el uso de estas pólizas, con el fin de que se conozcan otras posibilidades, diferentes al sistema de salud obligatorio.

“Podría lograr que las prepagadas se fortalezcan porque, aunque son un sistema de negocio que no tiene nada que ver con el Estado, es uno que le ayuda a los colombianos. Sería muy interesante que promoviera la utilización de las medicinas particulares, no de forma directa porque hay conflicto de interés, pero sí como una propuesta al mercado donde la gente pueda ver que existe esta tipo de posibilidad”, resaltó Cubillos.

Siga bajando para encontrar más contenido