close
close
Beethoven Herrera Valencia

Nobel al salario mínimo

Las tesis de David Card y Alan Krueger indignaron a economistas ortodoxos.

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
octubre 24 de 2021
2021-10-24 09:47 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

La alta tasa de desempleo juvenil, especialmente entre los negros es un escándalo y una seria fuente de desasosiego social. Empero es una consecuencia en su mayor parte de las leyes de salarios mínimos”. (Friedman, Libertad de elegir).

Al explicar las motivaciones para conceder el Nobel de Economía al canadiense David Card la Academia sueca destacó sus trabajos sobre salario mínimo. Las conclusiones de su investigación en el Estado de Nueva Jersey “desafiaron las ideas establecidas” al demostrar, entre otras cosas, que los aumentos en el mínimo salarial “no tienen por qué conducir necesariamente a la destrucción de empleo”, como se pensaba hasta entonces. Ese trabajo, escrito con Alan Krueger, ha alimentado los argumentos de quienes defienden la permanencia del salario mínimo.

El jurado menciona sus estudios sobre los efectos de la masiva inmigración cubana que llegó a la Florida en los ochenta, los cuales demostraron que los sueldos de los nacidos en un determinado país no tienen por qué disminuir tras la llegada de migrantes, y pueden incluso aumentar. Pero la retribución de los inmigrantes que llegaron primero sí puede verse reducida…

El jurado reconoce a Card sus “contribuciones empíricas en el campo de la economía laboral” pues, además de desafiar la idea convencional sobre el salario mínimo, Card y Krueger también demuestran que dicho aumento del salario mínimo, tampoco se traduce, necesariamente, en un alza de precios.

Joshua Angrist y Guido Imbens son premiados por sus “contribuciones metodológicas en el análisis de las relaciones causales” y la Academia valoró los avances cosechados con experimentos que extraen conclusiones de situaciones de la vida real, semejantes a experimentos controlados. Card ha hecho contribuciones importantes sobre educación y su impacto en el futuro laboral de los estudiantes y examinó el posible impacto de los recursos escolares en el futuro éxito laboral de los estudiantes.

Card y Krueger compararon el nivel educativo de las personas que vivían en la misma ciudad, pero que habían crecido en diferentes estados dentro de EE. UU. para confrontar la formación en la infancia y adolescencia para observar la inversión hecha en cada lugar. Ellos encontraron que los recursos son importantes pues los rendimientos aumentan con la densidad de maestros. Siguiendo su tesis, hoy “existe un apoyo empírico relativamente sólido para demostrar que las inversiones en educación influyen en el éxito posterior de los estudiantes, sobre todo para aquellos de entornos desfavorecidos”.

Las tesis de Card y Krueger indignaron a economistas ortodoxos, al punto que James Buchanan, Nobel de 1984, publicó en 1996 un brutal ataque en Business Week sosteniendo que “la ciencia económica no puede defender el salario mínimo salvo que lo hiciera por motivos ideológicos” y concluía que “no nos hemos convertido aún en una banda de cantineras prostitutas” (bevy of camp-following whores).

El Papa en cambio ha recomendado ¡establecer el salario universal o ingreso básico y reducir la jornada laboral!

BEETHOVEN HERRERA VALENCIA
​Profesor universidades Nacional, Externado y Magdalena

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes