Ricardo Gaitán

¿Liberación de las patentes?

La OMS creó hace poco una reserva tecnológica para incentivar a las grandes farmacéuticas a compartir su conocimiento con países pobres.

Ricardo Gaitán
POR:
Ricardo Gaitán
junio 07 de 2021
2021-06-07 10:59 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7c330e8d35.png

Después de seis meses de iniciada la vacunación, más de cien países donde viven 2.000 millones de personas, no habían recibido la vacuna contra covid-19, la mayoría en África y algunas regiones de Oceanía y el Caribe. A diferencia, un puñado de países ricos compraron la mayoría de los suministros, desocupando las estanterías para el resto, al punto que hoy sus grupos de menor riesgo están siendo vacunados.

Mientras que estos países siguen bregando por mantener las cosas como están, otros de menores ingresos como India y Sudáfrica han llevado su lucha a la Organización Mundial de la Salud (OMS), en busca de la exención sobre las restricciones de las patentes para las vacunas de la covid-19.

Expertos sostienen que si persistimos con los actuales modelos de producción y distribución, no podremos controlar esta pandemia en los próximos años. Gian Gandhi, de la División de Suministro de la alianza Covax para Unicef, afirma que “todos deberíamos estar preocupados acerca de cualquier falta de cobertura en cualquier lugar del mundo, porque el virus podría hacerse inmune al efecto de las vacunas en esas regiones”. Por su lado, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS, manifestó su preocupación por la monumental desigualdad en la distribución.

El pasado 5 de mayo el presidente Joe Biden se pronunció a favor de dispensar las protecciones de propiedad intelectual para las vacunas, pero las farmacéuticas que las están produciendo se oponen a la iniciativa. “El gobierno de Estados Unidos cree firmemente en la protección de la propiedad intelectual, pero para acabar con esta pandemia, apoya la liberación de las patentes para que las vacunas lleguen a todo el mundo”, dijo Katherine Tai, representante del gobierno de Biden en la OMC.

Michael Head, de la Universidad de Southampton, considera que el problema más importante es la capacidad de fabricación. “No hay muchos sitios que puedan producir cualquiera de las vacunas aprobadas a gran escala, ciertamente no lo suficiente para cubrir a los 8.000 millones de habitantes en todo el mundo. Compartir la propiedad intelectual durante la pandemia es algo que debería suceder, pero eso no resuelve el problema”, indicó.

La OMS creó hace poco una reserva tecnológica para incentivar a las grandes farmacéuticas a compartir su conocimiento con fabricantes en países pobres y no obtuvo respuesta, situación que obliga a formular una pregunta: ¿Qué hacer para que estos poderosos fabricantes se involucren en el problema?

El rápido desarrollo de las vacunas contra covid-19, logrado en tiempo récord, fue subsidiado por Estados Unidos, la Unión Europea y el Reino Unido, que se asociaron con las empresas farmacéuticas mas grandes del mundo. Invirtieron miles de millones de dólares para financiar ensayos clínicos, conseguir las materias primas y modernizar las fábricas. A pesar del enorme financiamiento otorgado, las farmacéuticas siguieron controlando la propiedad intelectual y están generando una gran fortuna.

La respuesta a la pregunta podría estar ahí. ¡Cuando los gobiernos hacen concesiones, las negociaciones fluyen y todos ganan!

RICARDO GAITÁN
Consultor de marca
ricardogaitan09@gmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes