close
close
Alejandro Martínez Villegas
columnista

Libertad con responsabilidad

Le corresponde a cada individuo velar por su salud, asumir la responsabilidad personal inherente al ejercicio de la libertad democrática.

Alejandro Martínez Villegas
POR:
Alejandro Martínez Villegas
septiembre 08 de 2020
2020-09-08 09:28 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/16/56c3386dce81d.png

Al leer los últimos artículos de la prensa mundial, confirmo lo que se ha dicho mil veces: los científicos saben muy poco sobre el SARS-CoV-2. Explican que hay inmunidad de rebaño porque las cifras lo muestran; también que el número de anticuerpos baja fuertemente en un par de meses así que la inmunidad no está garantizada; que las células T están ahí por años y forman parte de la respuesta inmune, pero toca esperar un año para saber; que no ha habido personas que se hayan vuelto a contagiar después de padecerlo; sin embargo ya apareció un chino que se volvió a contagiar pero hay que investigar más.

 En algunos estudios se sorprenden porque los indicadores son diametralmente distintos en diferentes barrios de una misma ciudad. Y la humanidad sometida en su totalidad a un prueba y error. Es un piloto universal.

Es draconiano lo que han hecho los líderes mundiales: sin saber del virus tomaron unas medidas inéditas en la historia universal. No quisiera estar en sus zapatos, hicieron lo que pensaron era lo mejor. Quedarse cruzados de brazos no era una opción. Ahora se sabe que hay restricciones efectivas y menos costosas que las cuarentenas.

Sin embargo, el impacto causado ha sido inmenso a una gran cantidad de personas que debían salir para llevar el sustento a sus familias. En un artículo del Wall Street Journal se calcula que se perdieron 400 millones de empleos en el mundo. Y lo peor está por venir, principalmente para los países más pobres y no solo por la enfermedad, sino por las consecuencias de la parálisis económica mundial.

Afortunadamente el Presidente Duque desarrolló un proceso gradual, mantuvo el pulso sereno y pasamos del confinamiento a la libertad con restricciones. Estábamos en mora de pasar al autocuidado. Lo más importante es el llamado a trabajar en equipo, unidos y solidarios para ayudar a todos los que están desesperados porque no han podido poner comida en la mesa. Y a esperar a que aparezcan las vacunas y también a que las personas quieran usarlas.

En un informe reciente de The Economist, se resalta que se requerirán billones de dólares para que la vacuna esté disponible mundialmente. Afirma Bill Gates al semanario inglés que el virus no es la única fuerza letal en la batalla del mundo en desarrollo. Se prevén millones de muertos y afirma que el 90% será por impactos indirectos: las cuarentenas reducen el acceso a la inmunización y a medicinas para otras enfermedades.

Se aumentarán las muertes por malaria y SIDA. La disminución en la productividad agrícola generará hambrunas. Se concluye que “… cuando se trata de la lucha contra la pobreza, el virus podría desaparecer una década de avances”.

Recobramos la libertad, terminó el confinamiento obligatorio, pero no la pandemia (miremos a Europa). Le corresponde a cada individuo velar por su salud, asumir la responsabilidad personal inherente al ejercicio de la libertad democrática. De no hacerlo, el Gobierno tomaría nuevas medidas restrictivas para evitar el colapso de los servicios de salud.

Alejandro Martínez Villegas
Ex viceministro de minas y energía

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes