análisis

‘Brexit’: una buena jugada del Gobierno 

El acuerdo colombiano con el Reino Unido se concretó de manera rápida y eficiente, defendiendo el interés nacional.

Alejandro Vélez Goyeneche
POR:
Alejandro Vélez Goyeneche
junio 25 de 2019
2019-06-25 07:37 p.m.

Desde que fue claro el retiro del Reino Unido de la Unión Europea en 2018, bien fuera por acuerdo o mediante el denominado “Brexit Duro”, el Gobierno británico se dio a la tarea de evitar quedar en estado de aislamiento comercial con socios obtenidos a través de acuerdos derivados de su membresía a la Unión Europea.

En efecto, el Reino Unido adelantó contactos para mantener y generar condiciones comerciales que mantuvieran y, si posible, mejoraran sus relaciones comerciales, con los socios comerciales, entre ellos con Colombia.

Aunque el tema ha sido poco publicitado, los Gobiernos de Colombia, Ecuador y Perú firmaron, dentro del marco del acuerdo con la Unión Europea, las condiciones bajo las cuales operará el comercio con el Reino Unido, con lo que se garantizan res cosas muy importantes.

“Al actuar en el marco de lo acordado con la Unión Europea, las condiciones comerciales entre el Reino Unido y Colombia quedan claras y no constituyen la suscripción de un nuevo acuerdo, por lo que los flujos comerciales entre los dos países no se verán afectados ni tendrán cambios de condiciones temporales, en la medida que no se trata de un nuevo acuerdo, sino que es parte de lo ya suscrito por el país.

“Se preserva el avance de los cronogramas de desgravación tal cual se venían realizando desde la suscripción del acuerdo entre Colombia y la Unión Europea, con lo que se sostiene la gradualidad de la desgravación arancelaria y…

“Se amplían las oportunidades de acceso al mercado del Reino Unido adicionales a los accesos obtenidos en el acuerdo con la Unión Europea para varios productos colombianos que habían sido negociados con la Unión Europea en su conjunto.

Contado así parece una cosa de simple trámite pero en la realidad la previsión del tratamiento comercial entre Colombia el Reino Unido post Brexit, planteaba importantes dificultades para los dos países, en la medida que del lado colombiano implicaba también generar contingentes arancelarios adicionales en productos de extrema sensibilidad como la leche, o perder oportunidades de acceso en otros como banano, de no lograrse un equilibrio en la negociación.

Así las cosas, la primera propuesta del Reino Unido se conoció como la “fórmula 14” en la cual los contingentes arancelarios bilaterales se definían por el promedio de participación del Reino Unido dentro del comercio total de la Unión Europea con cada país durante el período 2014/2016, con lo cual Colombia habría aumentado su acceso en contingentes, principalmente de productos agrícolas, en 14%, pero también habría tenido que otorgar concesiones similares en bienes sensibles, lo que no tendría presentación dado el estado actual del comercio internacional agropecuario del país y el constante aumento de las importaciones colombianas.

En casos como el de la leche, el tema era en extremo delicado dependiendo si se mantenía la acumulación de origen entre el Reino Unido y la Unión Europea, pues de no preservarse esa condición, el tema no implicaría mayor riesgo para Colombia, dada la poca producción de leche del Reino Unido, pero al mantenerse el origen acumulativo ese país es un abastecedor adicional, al otorgársele un contingente arancelario adicional.

Otro problema era el manejo de los canales de acceso pues, cabe recordar, que en el Acuerdo con la Unión Europea se determinaron canales o puertos de acceso para varios productos de acuerdo con el sofisticado grado de especialización logística de los países Europeos, lo cual no era un problema menor para garantizar las corrientes de comercio de manera adecuada en productos como banano, sin que se perdieran oportunidades de acceso para Colombia.

Así, el principal problema de la negociación estribaba en el tratamiento a los contingentes como se muestra en el cuadro siguiente, en la medida que las demás condiciones de desgravación se mantenían inalteradas.

Al final, de manera acertada, a mi juicio, el Gobierno cambia la fórmula planteada por la UE y logra, sin muchos aspavientos y bombos, minimizar los efectos sobre la leche, ampliar el acceso en productos exportables y preservar las condiciones pactadas, con un grupo (Reino Unido + Unión Europea), que es uno de los pocos con el que la balanza comercial es favorable a nuestro país.

En conclusión, el arreglo colombiano con el Reino Unido se concretó de manera rápida y eficiente, defendiendo el interés nacional, como debe ser.

Un punto para anotarle al Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.

Alejandro Vélez Goyeneche
Analista

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado