close

LUNES, 15 DE ABRIL DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close
Beethoven Herrera Valencia

CDBCs, reto pendiente…

Los bancos centrales enfrentan varios retos: disminución en el uso del efectivo como instrumento de pago, amenazas privadas a la soberanía  monetaria.

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia

Han quedado en evidencia las limitaciones de los modelos económicos tradicionales para anticipar o explicar las crisis financieras y la adopción de nuevas tecnologías es otro tema en el que estos modelos resultan particularmente limitados, incluida la adopción de monedas digitales.

La decisión de consumidores y comerciantes acerca de utilizar un nuevo instrumento de pago no recae en agentes racionales y homogéneos con conocimiento completo del sistema les permita optimizar beneficios operando en equilibrio, que son los supuestos básicos de los modelos económicos convencionales.

Los bancos centrales de Bahamas, Nigeria, Jamaica, Estados del Caribe Oriental han comenzado a emitir monedas digitales de banca central (CBDC),
además del piloto implementado por la República Popular China. La mayoría se han enfrentado a niveles de utilización particularmente bajos e igual suerte han sufrido los criptoactivos, cuya adopción tras quince años dista bastante de lo esperado por muchos.

Recientemente, dos colombianos, exfuncionarios del Banco de la República, participaron en una investigación que aplica modelos basados en agentes para estudiar escenarios de adopción del euro digital.

Junto a Kimmo Soramäki, Carlos León y Jose Fernando Moreno estudiaron cómo diferentes configuraciones de un euro digital impactarían la manera como éste
podría ser adoptado por consumidores y comerciantes españoles. Los autores crearon un digital twin del sistema de pagos de bajo valor, el cual calibraron con los hábitos de uso y aceptación de instrumentos de pago en España.

En ese modelo los consumidores difieren en el uso de instrumentos de pago (e.g., efectivo, tarjetas, CBDC) según su nivel de ingreso y edad, mientras que los comerciantes difieren en su aceptación según su localización, tipo de bien y servicios que proveen.

La conclusión es que los agentes no son racionales ni buscan optimizar su bienestar; sino que utilizan reglas heurísticas para tomar decisiones sobre uso y aceptación de instrumentos de pago y las modifican según su experiencia
.

Los autores concluyen que un euro digital no tendría una adopción importante salvo que se conjuguen opciones de diseño y políticas que impulsen su utilización y aceptación, de modo que la distribución de ayudas del gobierno y las remuneraciones lograrían impulsar su adopción. Entre tanto, límites a los saldos, como los discutidos en Europa y el Reino Unido, parecen efectivos para controlar una lenta (o rápida) corrida de depósitos.

Cabe destacar que los bancos centrales enfrentan varios retos, como la disminución en el uso del efectivo como instrumento de pago, amenazas privadas a la soberanía monetaria, y la aún muy baja inclusión financiera.

Si parte de la respuesta a estos y otros retos son las monedas digitales de banca central, es necesario que los bancos centrales adopten mas y mejores modelos para entender cuáles son las implicaciones de su utilización. De lo contrario, la lenta y baja adopción persistirán y entonces el reto para los bancos centrales seguirán sin una solución efectiva.

Beethoven Herrera Valencia
Profesor Emérito Universidad Nacional, profesor de Prime Business School
y Universidad Javeriana.

Destacados

Más Portales

cerrar pauta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes