close

MARTES, 16 DE ABRIL DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close
Mauricio Reina

Desconfianza inversionista

La reducción de la tasa de interés es importante, pero mucho más sería que el gobierno corrigiera sus anuncios y sus acciones. 

Mauricio Reina
POR:
Mauricio Reina

“Buena noticia que el emisor baje la tasa de interés. En la medida que baje la tasa de inflación puede bajar aún más la tasa de interés e iniciar la reactivación económica”. Así reaccionó el presidente Petro a la decisión de la Junta Directiva del Banco de la República de reducir en 0,25 puntos la tasa de intervención en su sesión de esta semana.

Este comentario revela una visión parcial y sesgada de lo que está sucediendo. Es indudable que urge propiciar la recuperación económica. A medida que se acerca el final del año, crece la probabilidad de que el país caiga en una recesión técnica, situación que se presenta cuando se dan dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo. ¿Qué dicen los datos? En el tercer trimestre del año el PIB se contrajo 0,3 por ciento y según el Índice de Seguimiento de la Economía en octubre profundizó su caída con una contracción de 0,4 por ciento.

Aunque todo el mundo tiene los ojos puestos en el consumo, hay otro protagonista de este momento crítico de la economía: la inversión. De ella depende el crecimiento futuro, en tanto determina el cambio técnico y el dinamismo de la productividad.

Por eso preocupa un dato crítico que subyace a la contracción del tercer trimestre: la inversión cayó más de 20 por ciento en términos anualizados. Ese es el dato más alarmante de la actual coyuntura.

El énfasis de Gustavo Petro en las tasas de interés soslaya la verdadera naturaleza de la desaceleración. Si bien el dinero caro no ayuda a dinamizar el gasto ni a cristalizar nuevos proyectos de inversión, la mayor responsabilidad recae sobre el Gobierno, que con sus acciones ha llenado el entorno de desconfianza. El cambio en las reglas y la incertidumbre se han convertido en pan de cada día.

Un ejemplo es la decisión de no aumentar los peajes a comienzo de este año, incumpliendo los contratos con los concesionarios de las vías. Se va a completar un año de esa decisión y el Ministro de Transporte ha dicho que el reajuste pendiente apenas se hará a comienzo del año entrante, dejando el que se debería hacer en enero quién sabe para cuándo. ¿Alguien se sorprende de que en esas condiciones la infraestructura haya caído 15 por ciento en el tercer trimestre?

O veamos el caso de la ‘opción tarifaria’, mediante la cual no se reajustaron las tarifas de energía durante la pandemia con la promesa de que ese pago se haría en los meses siguientes: otro incumplimiento. ¿Y qué tal los anuncios erráticos que hace el Gobierno? Hoy el presidente dice que hay que acabar la Regla Fiscal, mañana el superintendente financiero propone fijar la tasa de cambio, y así…

La reducción de la tasa de interés es importante, pero mucho más sería que el gobierno corrigiera sus anuncios y sus acciones para conjurar la actual desconfianza inversionista.

Mauricio Reina 
Investigador Asociado de Fedesarrollo.

Destacados

Más Portales

cerrar pauta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes