VIERNES, 01 DE MARZO DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close
Cristina Vélez

Dolores de crecimiento

Sólo se puede lograr crecimiento de tres dígitos cuando hay acceso a recursos difíciles de replicar.

Cristina Vélez
POR:
Cristina Vélez

Las expectativas de crecimiento de los emprendimientos de alto impacto marean a cualquiera: se espera que estas empresas, recién comenzando, no crezcan en porcentaje, sino en veces.

Algunas lo han logrado, pero muchos se han quebrado estrepitosamente llevándose por delante inversionistas, y otras se quedan en el intento, destruyendo vidas. Los inversionistas de las rondas de inversión de este tipo de proyectos invierten a riesgo, esperando que alguno de los proyectos escogidos compense lo perdido en los proyectos que fracasan, que son la mayoría. La presión es gigantesca y los números esperados son imposibles de cumplir dentro de los patrones de crecimiento normales de una firma, particularmente teniendo en cuenta la disponibilidad de recursos.

No creo que necesitemos otra serie taquillera como WeCrashed para saber que hay cosas para revisar. Las modelaciones utilizadas para evaluar el potencial de los emprendimientos de alto impacto podrían beneficiarse de la lectura de algunos de los clásicos de la teoría de la firma y comenzar con la reflexión sobre qué es una firma, qué determina su crecimiento, cuál es su rol en el desarrollo económico, y particularmente, cuáles son sus límites. Los teóricos de la aproximación basada en recursos, como Edith Penrose, son particularmente relevantes para alimentar esta revisión.

En un libro publicado hace casi 65 años llamado 'El crecimiento de la firma, Penrose, economista británica, comienza con una reflexión sobre qué es una empresa para proponer lo que determina su crecimiento. Parte del supuesto de que la mayor parte de la actividad económica se canaliza por medio de las firmas. Y que, a su vez, la vida económica y sus patrones, incluyendo el consumo y la producción, dependen de una multitud de decisiones individuales que toman personas que guían la manera como las firmas se apropian de recursos y los utilizan. Por eso, el crecimiento de las empresas depende de la velocidad y de la orientación de esa sumatoria de esas decisiones, que a veces responden a motivaciones no económicas, como el acceso al poder o el prestigio, pero que, en últimas son las que determinan el uso y la apropiación de recursos.

Si la firma tiene acceso a recursos específicos, difíciles de duplicar y valiosos, como una materia prima rara, el acceso a un mercado difícil, una patente o un secreto industrial, probablemente su posibilidad de crecimiento es más alta. Si está compitiendo con recursos fácilmente replicables, como es el acceso a capital, su crecimiento seguramente será más riesgoso y difícil.

Seamos honestos, no todos los emprendimientos tienen acceso a recursos suficientemente específicos como para tener una posición privilegiada que les permita tasas de crecimiento vertiginosas. Cualquier negocio puede crecer modestamente si está bien administrado, y eso está bien. Pero sólo se puede lograr crecimiento de tres dígitos cuando hay acceso a recursos difíciles de replicar y por supuesto, una buena administración.

CRISTINA VÉLEZ VALENCIA
​Decana Escuela de Administración Universidad EAFIT

Destacados

Más Portales

cerrar pauta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes