VIERNES, 01 DE MARZO DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close
Salomón Kassin Tesone

Inseguridad

No podemos darnos por vencidos en la búsqueda de un modelo político y económico que logre igualdad de oportunidades.

Salomón Kassin Tesone
Banquero de inversión.
POR:
Salomón Kassin Tesone

En abril de este año, Marco Rubio, senador Republicano, representante del Estado de Florida, visitó El Salvador. En el comunicado que publicó a raíz de esa visita, anota: “Para el futuro de nuestras relaciones bilaterales, es esencial que las instituciones democráticas en El Salvador, se mantengan fuertes”.

Es válido cuestionar qué entiende el Senador Rubio por Democracia. Hoy hay aproximadamente 70.000 personas encarceladas sin mayor evidencia y sin garantías en El Salvador. ¿Cómo se concibe un sistema democrático donde no existen Cortes de Justicia independientes ni respeto alguno por parte del Estado a los derechos humanos? ¿Es válido aceptar que el Estado rebaje su fibra moral al nivel de la de los terroristas, los maleantes y el crimen organizado? ¿A dónde piensan que esto nos llevará? En el momento en que un proceso como éste se salga totalmente de control, resulta difícil pensar que los mecanismos de represión son sostenibles; cabe también preguntarse, ¿qué sigue?

A diferencia de Cuba, Nicaragua y Venezuela, El Salvador está aplicando el modelo chino de crecimiento económico, donde se busca incrementar rápidamente el PIB y con esto, distraer la atención de una ciudadanía que percibe que los beneficios en términos económicos y sociales justifican aceptar la represión.

Hasta ahora ese ha sido el caso mayormente. Sin embargo, en la medida que ese crecimiento acelerado no persiste, en China se empiezan a ver casos de insatisfacción. En el otro modelo, el que defienden Cuba, Nicaragua y Venezuela, y ahora también Petro, la destrucción de valor se encamina hacia un aumento en la pobreza. Petro ha determinado que el capitalismo y el crecimiento económico son el origen de todos los males.

Personalmente desconozco en qué país la teoría de que bajar el crecimiento disminuye la pobreza haya dado resultado.

La democracia, por otra parte, requiere más que el solo voto popular. Vemos como le ha permitido a Nicaragua y a Venezuela justificar esa denominación, al igual que en el pasado los Países de la URSS se denominaban Repúblicas Democráticas.
No creo que podamos darnos por vencidos en la búsqueda de un modelo político y económico que logre imponer igualdad de oportunidades, y resuelva el descontento general de la población.

Tenemos que lograr eliminar la falta de confiabilidad en las instituciones democráticas, que ocurre cuando no se hacen realidad las promesas electorales de los candidatos y los votantes ven frustradas sus expectativas, década tras década.

En un momento donde el miedo predomina como consecuencia de la inseguridad, es importante entender que la democracia representativa, acompañada de división en los Poderes, necesariamente hace más lento el proceso de cambio. Sin embargo, esta lleva a que el cambio sea más permanente, más efectivo.

Protegernos de no seguir los cantos de sirena, que llevarían a Colombia a continuar por el camino que defiende el Senador Marco Rubio. El jugó un papel central en la política de Trump hacia Latinoamérica, y podría tener una influencia muy grande, si los republicanos ganasen las elecciones presidenciales, cualquiera que sea su candidato.

Salomon Kassin
Banquero de inversión.

Destacados

Más Portales

cerrar pauta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes