MIÉRCOLES, 21 DE FEBRERO DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close
Stefano Farné

La reforma pensional de Asofondos

En 2022 el portafolio de inversión de las AFP fue: 28,3% papeles del Estado, 6,1% sector corporativo, 11,6% sector financiero y 54,2% al extranjero.

Stefano Farné
POR:
Stefano Farné

En una reciente entrevista, el presidente de la Asociación Colombiana de Administradoras de Fondos de Pensiones -Asofondos-, ha resaltado algunos temas críticos de los sistemas pensionales en general, y del sistema propuesto en la reforma promovida por el Gobierno en especial, sobre los cuales es preciso hacer algunas aclaraciones.

En la entrevista se afirma que sería “muy útil comparar la reforma propuesta en Colombia con la que se está proponiendo en Chile y con la que se aprobó en México”. Sin embargo, no se precisa que en la primera se quiere incrementar la cotización a pensiones a cargo de los empleadores en 6 puntos porcentuales; y que en la segunda se aprobó un aumento escalonado en ocho años de la cotización del empleador de 5,15% a 13,875%.

¿Será que los empresarios colombianos estarán de acuerdo con subir sus contribuciones a pensiones de una forma tan notable como en Chile y México? Sobra señalar que en ambos países no se prevén aumentos de los aportes de los trabajadores.

En la entrevista también se sostiene que “la reforma pensional es un golpe muy duro al ahorro del país y al financiamiento del sector productivo”. Información de la Federación Internacional de Administradoras de Pensiones -de la cual Asofondos hace parte- nos permite dimensionar esta afirmación.

En 2022 el portafolio de inversiones de las cuatro administradoras de fondos de pensiones (AFP) colombianas se distribuyó de la siguiente forma: el 28,3% en instrumentos del Estado, el 6,1% en el sector corporativo, el 11,6% en el sector financiero y el 54,2% en el extranjero. Así que la mayoría del ahorro de los colombianos se fue a financiar el desarrollo de otros países, mientras que tan solo el 6,1% tuvo como destino la financiación de bonos y acciones de empresas locales.

De igual forma se asegura que “los sistemas de reparto (como Colpensiones) son insostenibles debido a la transición demográfica y el envejecimiento de la población”. La verdad es que todos los sistemas pensionales resultan afectados por el envejecimiento demográfico, no solo los regímenes de reparto.

Es apenas obvio que, si las personas viven más años, céteris páribus el ahorro que habrán acumulado en sus cuentas en las AFP les dará derecho a pensiones más bajas, insostenibles socialmente por insuficientes. Ya hoy los modelos actuariales prevén en el régimen de ahorro individual tasas de reemplazo inferiores al 30%.

Por su lado, la transición demográfica -es decir, el aumento del peso de la población adulta mayor y el menor número de jóvenes- tenderá a disminuir las pensiones también en el régimen de ahorro individual. Esto vía excesos de demanda y oferta en los mercados de bienes y de activos (para mayores detalles ver Reforming Pensions. Myths, Truths, and Policy Choices del Fondo Monetario Internacional).

Así que, un sistema pensional “basado en la capitalización con entidades públicas y privadas operando bajo las mismas reglas de juego”, sin otros cambios, como propone Asofondos, tampoco es la solución.

STEFANO FARNÉ
​Director Observatorio del Mercado Laboral, U. Externado de Colombia.

Destacados

Más Portales

cerrar pauta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes