close

LUNES, 22 DE ABRIL DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close
Rodolfo Segovia S.

Manoseando la historia

En el laudo que se conoció en 1899, Inglaterra salió del delta del Orinoco, pero el 90% del laudo, si incluye en él la provincia del Esequibo.

Rodolfo Segovia S.
POR:
Rodolfo Segovia S.

Casi todos los dictadores manosean la historia. Lo hace Maduro con la región al occidente del río Esequibo (Guayana). Estima que son sus territorios orientales, por donde anduvieron españoles y que, por lo tanto, pertenecen a Venezuela, aunque Sir Walter Raleigh (el de la fina capa extendida para que la reina Isabel I no humedeciera sus reales sandalias) también anduvo por ahí, por dos veces, en búsqueda de El Dorado.

El catálogo de derechos según Maduro se afianza en la temprana presencia de españoles y un el mapa de la extensión presunta de la recién creada Capitanía General de Venezuela en 1777, que iba por el oriente hasta el río Esequibo.

La carta también incluía la isla de Trinidad, que fue tomada sin disparar un tiro en 1797 por el almirante Abercombry (quien poco después no pudo con San Juan de Puerto Rico).

A esa flaca defensa le hubiese hecho falta un don Sancho Jimeno, el bravo defensor de Cartagena en 1697. Dado ese antecedente histórico-geográfico, Maduro podría también crear ahora que está recurriendo a cartografía antigua un departamento de Trinidad, en las fauces del golfo de Paria.

Desde mucho antes de la Capitanía, los holandeses habían extendido sus dominios guayaneses (Surinam, siglo XVII)) más allá del río Esequibo. En su avance, la Compañía Neerlandesa de las indias Occidentales se instaló en las provincias de Bernice, Damera y Esequibo, que a su vez capturó Inglaterra durante las guerras napoleónicas (1796) y formaron el núcleo de la Guayana Británica. A todas estas, excepto en un mapa, España, postrada, ni por ahí.

Durante el siglo XIX, Inglaterra, la gran potencia colonial del momento, siguió corriendo la cerca hacia el Occidente, y estableció población y fuerte en el delta del Orinoco. Dada la debilidad de Venezuela, cuando con acorazados le cobraban sus deudas, quizá solo los EE. UU. podían evitar que Inglaterra se tragara el Delta.

En política internacional, la tierra da muchas vueltas, las mismas que dieron las relaciones de EE. UU. e Inglaterra cuando el canal interoceánico se convirtió en asunto primordial. Una piedra en el zapato eran los condicionamientos que surgían de acuerdos previos entre las dos potencias. EE. UU. quería sacudirse, Inglaterra procrastinaba.

El diferendo por el Esequibo y el Delta avivó la tensión y se blandió la Doctrina Monroe. En 1896, los norteamericanos pretendieron forzar un tribunal de arbitramento que inicialmente Inglaterra rehusó contemplar. Se reunió al fin en 1897 y el laudo se conoció en 1899. Como consecuencia, Inglaterra tuvo que salir totalmente del delta del Orinoco, pero el 90% del laudo, si se incluye en él la provincia del Esequibo, favoreció a la Guayana Británica.

Era un momento de mucho desorden y guerras civiles en Venezuela y comisionados norteamericanos la representaron en el Tribunal. Maduro lo ha declarado írrito. El Uti possedetis iuris de 1810 venezolano se enfrenta al muy anterior Uti possedetis de facto del sucedáneo guayanés.

Rodolfo Segovia
Exministro e historiador.

Destacados

Más Portales

cerrar pauta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes