VIERNES, 01 DE MARZO DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close
Jorge Restrepo

Más errores, no soluciones

La nacionalización y centralización se apropia del capital y lo dirige a usos menos rentables para la sociedad, y destruye la especialización.

Jorge Restrepo
POR:
Jorge Restrepo

Hay suficiente ilustración sobre los nuevos problemas que afectan al sistema de salud pública y al sistema energético: el desfinanciamiento, el impago de deudas, la pérdida de capacidades técnicas para dirigir y regular, y la supervisión selectiva e intencional.

La ‘crisis explícita’ en ambos sistemas ya comenzó y se extiende semana a semana por las cadenas de generación de valor agregado, cuyos eslabones son empresas de capital estatal y privado.

Todo indica, sin embargo, que el Gobierno Nacional ha actuado y está considerando nuevas acciones como respuesta a las dos crisis.

La Superintendencia de Salud ha intervenido para administrar grandes Entidades Promotoras de Salud (EPS) que cubren con sus seguros la atención de millones de personas (Savia Salud, Famisanar). La Superintendencia de Subsidio también ha intervenido cajas de compensación. El curso probable es que el Gobierno busque una mayoría para controlar la más grande EPS, la Nueva EPS, propiedad del sector solidario, de capital privado, pese a que la Nación es socio minoritario. Así podría concentrar y centralizar las decisiones para la atención en salud de buena parte de la población y asignar directamente el gasto.

En el sector energético el Gobierno convocó a una asamblea de accionistas de Ecopetrol para cambiar su junta directiva. Su gerente anunció, además que “lo óptimo es mantener la producción” de petróleo, que por ende “el uso de taladros para exploración y reacondicionamiento” caerá a la mitad y que el énfasis futuro estará en generar energía eólica e hidrógeno, “para la transición”.

Removió al presidente de ISA y se apresta a tomar decisiones en esa empresa y otras del sector. El curso probable aquí es que el Gobierno use el capital de ISA -que controla Ecopetrol desde la imprudente operación de compra que hizo el anterior Gobierno- para el salvataje de algunas empresas de distribución de departamentos y municipios que hoy compran energía cara y a corto plazo, en efecto nacionalizándolas y metiéndose en el negocio.

Aunque la nacionalización permitiría el rápido resultado de cancelar el lucro de algunas empresas en ambos sectores, subir los ingresos de algunos gremios de médicos y favorecer a algunas empresas hospitalarias y de distribución de energía de los gobiernos departamentales “cercanos al gobierno”, no resolvería ninguna de las dos crisis, las agravaría. Se trata de más errores potenciales, no de soluciones.

La nacionalización y centralización no sólo se apropia del capital y lo dirige a usos menos rentables para la sociedad, sino que destruye la especialización que genera valor agregado. Tampoco reduce los costos de prestación de servicios por lo que no sirve para reducir las tarifas eléctricas ni abaratar las primas del seguro de salud.

Mejor la alternativa: aumentar el financiamiento -no hay mayor rentabilidad social para el gasto de la nación que la del sistema de salud pública-, reconocer y pagar lo que aún debe la Nación, repoblar con conocedores y expertos competentes la administración pública, corregir los errores de regulación y despolitizar la supervisión. Pero eso es improbable.

JORGE RESTREPO
​Profesor de Economía, Universidad Javeriana
X: @jorgearestrep

Destacados

Más Portales

cerrar pauta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes