JUEVES, 29 DE FEBRERO DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close
Stefano Farné

La nueva Reforma Laboral

El impacto sobre los costos de las empresas parece ser importante con esta reforma laboral.

Stefano Farné
POR:
Stefano Farné

El pasado 24 de agosto la Ministra de Trabajo radicó en el Congreso un nuevo proyecto de ley de reforma laboral. Si bien este proyecto no despertó la misma atención y discusión del primero, vale la pena reseñarlo, aunque sea muy brevemente.

En primer lugar, se mantienen las iniciativas ‘banderas’ del Ministerio: la ampliación de la jornada nocturna, un mayor recargo por trabajo dominical, la laboralización del contrato de aprendizaje, la fijación de una duración máxima de tres años no renovable para el contrato a término fijo, el aumento de la indemnización por despido injustificado y de la licencia de paternidad, y la reducción de la jornada laboral a 42 horas semanales desde ya (sin esperar el 2026 según lo previsto en la Ley 2101 de 2021).

Algunas de estas iniciativas presentan modificaciones que vale la pena resaltar. Por ejemplo, la jornada nocturna empezaría a las 7 pm y no a las 6 como proponía el proyecto inicial; o que ahora se podría acordar como día de descanso obligatorio un día de la semana diferente del domingo.

Asimismo, en el nuevo texto se excluyó la posibilidad de pagar a los trabajadores de las empresas contratistas y de servicios temporales los mismos salarios y prestaciones que los empleados de las empresas usuarias. Estas modificaciones aliviarían los costos de las empresas, comparativamente con lo propuesto en el proyecto de ley inicial. Sin embargo, también se introdujeron cambios que, al contrario, incrementarían los costos.

Por ejemplo, las indemnizaciones por despido sin justa causa aumentarían sustancialmente, y, especialmente a partir de los cinco años de servicio continuo del trabajador, se volverían más gravosas que las consagradas en la Ley 50 de 1990 y hasta en el Decreto 2351 de 1965. Y surgen nuevas obligaciones, como la de contratar obligatoriamente a un mínimo de trabajadores con discapacidad -para empresas con 50 y más trabajadores- junto con un porcentaje de entre 5 y 15% de trabajadores en modalidades de trabajo a distancia -para empresas con 20 y más trabajadores-.

Otro propósito principal de la nueva reforma laboral es “ampliar las formas de contratación como mecanismo de formalización laboral”. Es así como se plantean disposiciones específicas para el trabajo agropecuario y femenino rural, de plataformas de reparto, de deportistas, artistas, periodistas, trabajadores domésticos, familiares y comunitarios, en microempresas, puertos y abastos. Al respecto se fijan unos principios generales, pero, lo operativo es dejado a la posterior reglamentación, y en muchos casos no se vislumbra como podrá garantizarse la seguridad social y la formalización de los trabajadores de bajos ingresos más allá de la vigente cotización por semanas.

En fin, el impacto sobre los costos de las empresas parece ser importante también con esta nueva versión de la reforma laboral y los objetivos de aumentar la formalización y estabilidad del empleo, declarados en reiteradas ocasiones en la exposición de motivos, pueden convertirse en una quimera para muchos trabajadores colombianos. 

Stefano Farné
Observatorio del Mercado Laboral, Universidad Externado de Colombia.

Destacados

Más Portales

cerrar pauta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes