JUEVES, 29 DE FEBRERO DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close
Mauricio Reina

El tiempo pasa

¿A dónde irá a parar el periodismo económico con estos cambios? Ojalá en 30 años podamos ver algunas de las respuestas.

Mauricio Reina
POR:
Mauricio Reina

Los 30 años que acaba de cumplir el diario Portafolio sirven para celebrar los logros de un gran proyecto editorial, pero además para reflexionar sobre cómo ha cambiado el entorno del periodismo económico. Cuando nació Portafolio, las circunstancias que rodeaban este negocio eran muy distintas y marcaban el enfoque de un proyecto como este en varias dimensiones del negocio.

La primera circunstancia que ha cambiado es la frecuencia. En ese entonces no existía internet con el alcance que lo conocemos hoy, lo que significa que la manera de llegar al público era solamente a través del diario escrito. Eso hacía que ese acceso al lector se diera solo una vez al día, lo que permitía hacer algo que hoy parece impensable: acumular pacientemente información durante 24 largas horas antes de comunicarla a su destinatario. Esa abstinencia periodística es algo inverosímil para los ojos de hoy. 

La segunda dimensión tiene que ver con la ubicuidad. En ese entonces tampoco existían los teléfonos móviles, y los aparatosos computadores portátiles de la época carecían de fuentes de actualización inmediata, lo que limitaba la posibilidad de estar bien informado en cualquier lugar.

El llevar un periódico enrollado debajo del brazo era parte fundamental del ajuar de cualquier persona que pretendiera estar bien informada, pero la posibilidad de refrescar las noticias que contenía ese artilugio era nula. Por ese motivo, los periódicos abandonados en un rincón de cualquier café u oficina después del medio día también eran parte del paisaje cotidiano.

A los cambios en cuanto a la ubicuidad y la inmediatez que ha ido adquiriendo la información se suma el derrumbe de las fronteras geográficas y logísticas. En ese entonces, para conseguir un ejemplar de un diario extranjero, digamos The New York Times o una revista como The Economist, había que ir a buscarlo una vez por semana a los puestos de revistas de la calle 19 o contratar los servicios profesionales de la familia Pearl para recibir una suscripción con el rezago que determinaban las limitadas frecuencias aéreas.

Las transformaciones que se han dado en estos 30 años en esas dimensiones nos llevan a una conclusión bastante obvia: la inmediatez, la ubicuidad y la cobertura global son rasgos característicos del acceso a la información en la actualidad, lo que ha llevado a la información general y especializada a convertirse en un commodity.

Esto significa que la prensa escrita enfrente una gran paradoja: para superar esta trampa de la commoditización, un medio debe trascender el papel de brindar la información básica que cualquiera puede proporcionar, y ofrecer, en cambio, mucha mayor comprensión y análisis.

Sin embargo, contar con capacidad de comprensión y análisis requieren preparar el producto periodístico con mucho tiempo, lo que riñe con los requisitos apremiantes de la inmediatez y la ubicuidad. ¿A dónde irá a parar el periodismo económico con estos cambios vertiginosos? Ojalá dentro de 30 años todavía podamos ver algunas de las respuestas.

MAURICIO REINA
​Investigador asociado de Fedesarrollo

Destacados

Más Portales

cerrar pauta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes