LUNES, 22 DE ABRIL DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close
Ricardo Villaveces P.

La terquedad

Lo que le gusta son los planteamientos grandielocuentes y lo que menos le importa es que tengan viabilidad.

Ricardo Villaveces P.
POR:
Ricardo Villaveces P.

Ya cerca de la mitad del mandato era razonable pensar que Petro hubiera superado prejuicios ideológicos que traía y estuviera corrigiendo sus errores más evidentes.

Entender la dependencia que la economía colombiana tiene del sector de hidrocarburos y lo iluso que resulta una transición energética en un período corto no parece difícil para alguien que analice con juicio la viabilidad de sus planteamientos.

Estudiar los temas, oír diferentes puntos de vista y entender los obstáculos para volver realidad sus ocurrencias es algo que, al parecer, no se pueda esperar de él. Lo que le gusta son los planteamientos grandielocuentes y lo que menos le importa es que tengan viabilidad. En algo que es de sentido común y para lo que ya ha tenido tiempo para aprender, como es el caso de la exploración de hidrocarburos, lo que ha salido es con otras declaraciones irresponsables y desde Davos ha reiterado su decisión de no firmar nuevos contratos de exploración.

Ya se ha repetido como esto no tiene impacto material en la lucha contra el cambio climático y cómo no es viable, en un plazo razonable, sustituir los ingresos del petróleo y gas por el turismo. Es más, en este tema en particular lo que se ve es como esta meta se aleja cada vez más, por cuenta del deterioro que viene experimentando el país en inseguridad desde que se inició su mandato. Estas posiciones ideológicas, además, vienen alejando la posibilidad de que Colombia mejore su situación en materia de hidrocarburos, adelantando proyectos de explotación no convencionales.

El fracking, por cuenta de posiciones ideológicas y fundamentalistas, se ha venido satanizando en el país, al punto que se han frenado los proyectos piloto que con buen sentido se estaban adelantando.

Estados Unidos, de ser un país importador con una gran vulnerabilidad por la dependencia de los proveedores externos, gracias al fracking, se ha convertido en el primer productor mundial y en exportador de hidrocarburos.

En Colombia se debería estar es aprendiendo de lo que allí han hecho. Han corregido errores, han solucionado problemas y el resultado es una industria pujante que le da seguridad energética a ese país. Claro que países como Rusia e Irán promueven el rechazo al fracking por la competencia que les origina.

Aquí ha hecho carrera, oponerse al fracking y, ahora, rechazar la producción tradicional. Petro ni siquiera ha querido oír a Lula que, siendo alguien que ha demostrado su compromiso con el tema ambiental, tiene claro que Brasil debe desarrollar su gran potencial petrolero para poder financiar el desarrollo de ese país. La terquedad de Petro lleva a concluir que quiere es llamar la atención para satisfacer su ego, pues, al fin y al cabo, no es a él al que le va a tocar gobernar el país cuando estemos teniendo los efectos de sus malas decisiones.

RICARDO VILLAVECES P.
​Consultor privado

Destacados

Más Portales

cerrar pauta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes