LUNES, 22 DE ABRIL DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close
Gonzalo Gallo González

Parejas en crisis

Si la relación está mal, pero se aman, hay que buscar ayuda y hacer acuerdos que se cumplan.

Gonzalo Gallo González
POR:
Gonzalo Gallo González

La pareja de Sócrates fue una mujer de carácter y genio descontrolado. Un día filosofaba con varios discípulos en casa. Su mujer se exasperó y con duras palabras desfogó su desacuerdo con la ocupación de su marido.

Él escuchó pacientemente las imprecaciones y salió a seguir hablando afuera. Al rato ella les lanzó un baldado de agua y él sólo dijo: “Ya se sabe que después de los truenos, llega la lluvia”. Admirable autocontrol y serena paciencia. Medita y podrás permanecer imperturbable en las crisis. Comparto estas luces de la terapeuta de pareja Constance Abrons de la universidad de California:

1- Sé consciente del valor del compromiso, sin esa fuerza el amor es un sentimiento volátil y no tiene futuro. El compromiso de ser feliz con alguien se ve en el respeto, la dedicación, la lealtad y la pasión.

2- Mejora tu comunicación para escuchar y ceder, no juzgar y ser tolerante. Sé siempre asertivo, destierra el juicio y no pretendas que el otro adivine lo que quieres. Llega al corazón con una comunicación empática, de corazón a corazón.

3 - Pregúntate mucho ¿qué más puedo hacer para ser un buen amante, o sea, alguien que ama de verdad? Amor es aceptación, respeto, transparencia, ternura, armonía sexual, perdón y la capacidad de darse y dar sin esperar recibir. El amor tiene estaciones y, si amas en el invierno, gozarás una nueva primavera.

Las parejas con un amor perdurable no se rinden y superan crisis y tiempos borrascosos. Valoran su relación, no dejan que los males crezcan y con humildad buscan ayuda.

Tienen suficiente perdón para cicatrizar sus heridas y suficiente fe para alejar fantasmas. Se concentran en lo positivo, evitan una relación asfixiante y dejan espacios de sana libertad.

No sueñan con la relación perfecta ni permiten que el amor a los hijos acabe con su amor de esposos.

Se perdonan, conscientes de los daños que crea el vicio de almacenar odios y culpas. Para no llegar al colapso dialogan, asumen compromisos de mejoramiento y aman de verdad. Espantan la rutina con la creatividad y evitan una vida sexual predecible y monótona.

Haz un buen balance de PyG sobre tu relación, y reconoce fallas sin culparte ni culpar. Haz una lista de lo que pierdes y lo que ganas si continúas en esa relación. Ten en cuenta todos los campos: emocional, físico, económico, social, anímico, laboral.

Si es más lo que pierdes, no permitas que tu pasado arruine tu presente y te deje sin futuro. No alargues el dolor mientras esa relación no te brinde amor, paz interior, armonía y felicidad. Sigue si hay eso, no por los hijos, miedo a la soledad, dinero, costumbre, pesar, gratitud o zona de confort. Si la relación está mal, pero se aman, hay que buscar ayuda y hacer acuerdos que se cumplan.

GONZALO GALLO G.
Escritor y conferencista.

Destacados

Más Portales

cerrar pauta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes