LUNES, 22 DE ABRIL DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close
César Caballero Reinoso

Un mejor año

Hay razones claras de optimismo sobre el comportamiento económico del país.

César Caballero Reinoso
POR:
César Caballero Reinoso

A este momento de 2023, estábamos hablando de un crecimiento del PIB del 0,5%. La inflación seguía acelerándose y se pensaba que la tasa de cambio podría llegar a los $5.000 por dólar. El desempleo estaba en dos dígitos y los déficits gemelos de cuenta corriente y fiscal estaban en niveles riesgosos.

El Banco de la República seguía aumentando su tasa de intervención, algunos analistas afirmaban una fuerte corrida de capitales y quiebra de empresas por la reforma tributaria aprobada al final del 2022, y se pensaba que el Gobierno podría sacar adelante las tres grandes reformas sociales sin mayores ajustes.

Sin que el 2023 haya sido una maravilla, es claro que, en lo económico y particularmente en lo macro, las cosas salieron mejor de lo esperado. El PIB podría terminar creciendo al 0,9%, la inflación ya completa 9 meses de una tendencia de desaceleración, la tasa de cambio se ha estabilizado en niveles cercanos a los $4.000 pesos, la tasa de desempleo está en un solo dígito, los déficits en cuenta corriente y comercial han disminuido a niveles manejables para la economía colombiana.

El Banco de la República ya produjo el primer recorte en su tasa de referencia, la tributaria no generó la desbandada empresarial que algunos temían, y el Gobierno ha tenido que aceptar que sus tres reformas sociales no serán aprobadas sin ajustes. Claro que hubiera podido ser mejor: el nivel de incertidumbre ha sido muy alto, la ejecución de la inversión pública ha sido baja, la construcción de vivienda está en una situación difícil, por decisiones del Gobierno, se ha presentado una caída en el total de la inversión extranjera directa, y el presidente Gustavo Petro no ha completado ni estabilizado su equipo de trabajo.

En este contexto, creo que están dadas las condiciones para que el 2024, al menos en lo económico, sea un mejor año. El grueso de los analistas considera que el PIB podría crecer al 1,8%, la inflación se está moderando, y hay expectativas reales de que pueda ser cercana al 6%, lo que permitirá que el Banco de la República continúe bajando las tasas de interés. Los déficits fiscales y de cuenta corriente se mantendrán en niveles aceptables, y existe un alto nivel de disponibilidad presupuestal para inversiones públicas que, de concretarse, darán un fuerte estímulo a la demanda agregada. Además, se adjudicó la licitación para servicios 5G, lo cual implicará una fuerte inversión privada en este 2024.

Por supuesto que hay riesgos, como que la ejecución presupuestal siga siendo baja y su calidad no sea la óptima, que la agenda legislativa permanezca bloqueada por el proyecto de salud, que las condiciones de inseguridad del país se deterioren más y el Gobierno genere más frentes de incertidumbre. También está la gran duda sobre el mercado laboral que, en un contexto de bajo crecimiento económico, cree más puestos de trabajo, y no es claro si se mantendrá o no en un dígito.

En el balance entre todos estos factores, hay razones claras de optimismo sobre el comportamiento económico del país, y por ello, en ese frente, creo que el 2024 será un mejor año.

CÉSAR CABALLERO REINOSO
Gerente de Cifras y Conceptos

Destacados

Más Portales

cerrar pauta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes