VIERNES, 01 DE MARZO DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close
Ricardo Santamaría

¿Vamos hacia el centro?

El rasgo principal del presidente Petro es que sigue comportándose como activista y no como Presidente.

Ricardo Santamaría
POR:
Ricardo Santamaría

¿Populista o activista? Ambas, para el caso de Petro. Empecemos por la segunda. Recientemente le escuchamos estas dos frases al presidente: “Que viva la paz y la libertad” cuando el ELN liberó al padre del futbolista Lucho Díaz. Y, “El orden público en el Cauca es un fracaso del Estado”. Petro es hoy, según nuestra Constitución, jefe de Estado. Entonces la pésima situación de orden público, violencia e inestabilidad en el departamento del Cauca, ¿es su culpa? ¿Es lo que quiso decir? Y lo que expresó de la liberación del secuestrado no es más que una forma atrevida y desafiante de evadir su responsabilidad, también como jefe de estado.

El rasgo principal del Presidente es que sigue comportándose como activista y no como Presidente. El activista lanza consignas y encabeza movilizaciones. El gobernante crea políticas públicas y las pone a funcionar. El activista critica, el gobernante, resuelve. El activista analiza y elabora teorías, el gobernarte asume responsabilidades y e impulsa acciones.

Y el rasgo que define al populista es que permanentemente está haciendo promesas. No actúa, sino promete. Y todo lo que sucede es culpa de otros: De la clase política tradicional, de los empresarios, de los medios. El populismo es una forma de interpretar el mundo según la cual yo soy bueno y sé que hacer, pero no me dejan. El populismo vive sobre certezas creadas en su propia realidad y no en realidades derivadas de hechos y situaciones concretas.

Una típica propuesta de un populista es la de prometer que va a construir un tren elevado de Buenaventura a Barranquilla que en la mente resulta una idea fantástica, pero en la práctica tiene cero posibilidades de realizarse. ¿Dónde están los estudios que sustenta la viabilidad y necesidad de semejante idea? Por supuesto no existen.

La verdad es esta: La desaprobación en la cual se mueve el gobierno del presidente Petro, que cada día es mas grande así el mismo no la acepte, ha sido creada por él y por el equipo de gobierno que lo acompaña. Por su familia y su círculo cercano de amigos y funcionarios. La oposición por el contrario ha buscados soluciones y equilibro. Ha traído sensatez a muchos de los debates y reformas propuestas. Los balances y contrapesos de la democracia colombiana, se han puesto a prueba y han respondido con eficacia y oportunidad.

El otro día en una reunión de amigos se oyó este chiste: Son tantos los arrepentidos del petrismo, que ya pueden crear un partido político. ¿Qué viene para Colombia? A riesgo de parecer populista y activista, me atrevo a decir lo siguiente: Vamos hacia una opción política de centro y hacia un candidato triunfador con perfil de técnico y de líder que haga las cosas bien. Que llegue a tiempo a las citas. Que oiga las críticas y sea capaz de rectificar basado en la evidencia. Vamos hacia un escenario político donde impere la cordura y las buenas políticas. Ojalá.

RICARDO SANTAMARÍA
​Analista

Destacados

Más Portales

cerrar pauta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes