Andrés Barreto
Columnista

Soldado advertido

Pese a las acciones preventivas y de advertencia algunos insisten en publicitar aquello que no está permitido y poner en riesgo nuestra salud.

Andrés Barreto
POR:
Andrés Barreto
junio 22 de 2021
2021-06-22 08:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/02/10/602404e1ac19d.png

Las redes sociales, aplicaciones y plataformas se han convertido en un canal publicitario y un vehículo de información sin precedentes.

La posibilidad de promocionar bienes y servicios, e influir en la decisión de consumo a través de estos medios son un canal de amplificación inmediato, en contraste con los medios tradicionales.

El uso de estas redes debe observar el adecuado equilibrio entre lo que está permitido, lo que se ofrece y lo que se entrega.

En Colombia las reglas aplicables a la publicidad, calidad, información y veracidad son aplicables no solo a los medios tradicionales de comunicación, sino también a los medios digitales.

Los derechos que tenemos los consumidores a acceder a productos lícitos, de calidad e idoneidad, protegiendo así nuestra salud y nuestro bolsillo, deben ser garantizados por los anunciantes, comerciantes y ahora por los influenciadores.

En el mundo la cruzada por proteger a los consumidores digitales ha logrado que varios Estados, entre estos Colombia, hayan ido actualizando e interpretando sus normas en materia de publicidad y consumidor, optando por herramientas como guías y recomendaciones para la publicidad a través de redes y medios digitales e influenciadores, lo que no les exime del cumplimiento de las normas en materia de protección del consumidor, especialmente las que hacen referencia a la publicidad.

Estas guías y recomendaciones sobre la publicidad a través de medios digitales e influenciadores buscan aclarar el panorama ante un nuevo fenómeno, pero no hiperregular ni desregular, pues los influenciadores deben observar las mismas exigencias que cualquier otro anunciante.

Durante el año 2020 la pandemia fue un detonante para el uso masivo del comercio electrónico, las aplicaciones y medios de publicidad e influenciación digital en razón a los confinamientos, asimismo, al estar frente a una situación de salud pública la necesidad de contar con información clara, veraz y objetiva era un imperativo.

En materia de productos asociados a la salud, medicamentos y pruebas, estos requisitos son más exigentes frente al deber del Estado y los anunciantes de proteger la salud e integridad de los ciudadanos y consumidores.

En su momento y de manera coordinada las organizaciones internacionales, las autoridades sanitarias y de consumidor, fueron revisando los llamados productos milagro, pruebas y tratamientos para, oportunamente, alertar al público acerca de su legalidad o peligros.

La discusión cuando nuestros derechos como consumidores se ven amenazados no tienen que ver con el grado o nivel de influencia o posición de una personalidad o celebridad, tienen que ver con lo esencial en un Estado de Derecho, el balance entre derechos y obligaciones.

Tristemente y a pesar de las acciones preventivas y de advertencia algunos insisten en publicitar aquello que no está permitido y poner en riesgo nuestra salud afectando nuestro bolsillo, lo que de ninguna manera se puede permitir.

Andrés Barreto González
Superintendente de Industria y Comercio
superintendente@sic.gov.co

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes