Andrés Espinosa Fenwarth
Columnista

100 años de ‘Vanguardia’

Los retos del periodismo son enormes por la preponderancia de las redes sociales, que resultan en la implosión de la confianza. 

Andrés Espinosa Fenwarth
POR:
Andrés Espinosa Fenwarth
agosto 27 de 2019
2019-08-27 10:00 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785bc27f1c.png

La celebración del primer centenario de una empresa familiar y referente del periodismo regional como Vanguardia es un acontecimiento nacional. Alejandro Galvis Galvis, abogado de profesión, ilustre pensador y patriarca liberal oriundo de Curití, Departamento de Santander, fue el fundador de La Vanguardia Liberal hace 100 años, el periódico más importante del oriente colombiano y uno de los más antiguos del país.

En palabras de Galvis Galvis, “Vanguardia nació en una pequeña ciudad, la Bucaramanga de 1919, con muy escasas perspectivas de circulación y propaganda para financiarla, sin base de capital y sin otro bagaje que la buena voluntad, el brío y la visión futurista de un joven recién egresado de la Universidad, que ensayaba abrirse campo en la ardua lidia de las ideas.

Muchas veces estuvo a punto de periclitar. (...) La fe en el futuro, sin embargo, y la confianza en el empuje que habrían de tomar con el tiempo Bucaramanga y Santander salvó al diario de una segura muerte que mucho le auguraban. Y vencido el primer escollo financiero, proveí a sostenerlo con emolumentos que me dejaban el ejercicio de mi profesión como abogado y luego con las reservas de asignaciones por desempeños en cargos públicos”.

El periplo vital de Vanguardia -como se conoce hoy día- refleja la historia del periodismo colombiano, que en sus primeros años defendía un ideario político -en este caso de estirpe liberal- en medio de la hegemonía conservadora de la época.

Con el pasar de los años y la llegada de la segunda generación representada por la fuerza innovadora de su presidente, Alejandro Galvis Ramírez, Vanguardia -al igual que los demás medios de comunicación con presencia nacional- abandonó las banderas partidistas para convertirse en un conglomerado de medios de importancia territorial.

Vanguardia desarrolló un plan de expansión accionaria, que mantenía el nombre, la autonomía administrativa y los vínculos regionales en los diarios El Liberal de Popayán, El Universal de Cartagena, La Tarde de Pereira y El Nuevo Día de Ibagué.

Así como la creación del diario popular Q’hubo, Publimetro y la agencia Colprensa en compañía de sus socios del Grupo Nacional de Medios, constituido en la década de los años 80 con El Colombiano de Medellín, El País de Cali y El Universal de Cartagena.

Dos atentados terroristas de distinto origen -11 de enero de 1953 y el 16 de octubre de 1989- no pudieron apagar las rotativas de Vanguardia, cuyo trasegar periodístico y empresarial continua como un faro en el horizonte de las comunicaciones regionales con la llegada a la gerencia de la tercera generación de periodistas, Alejandro Galvis Blanco y la dirección de Diana Giraldo.

Los retos del periodismo actual son enormes por la explosión de información y la preponderancia de las redes sociales, que resultan en la implosión de la confianza.
A buen seguro, Vanguardia saldrá airoso en la nueva era de las comunicaciones digitales y la información instantánea.

Andrés Espinosa Fenwarth
Miembro del Consejo Directivo del ICP.
andresespinosa@inver10.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes