Andrés Espinosa Fenwarth

Apretón bancario mundial

Andrés Espinosa Fenwarth
POR:
Andrés Espinosa Fenwarth
noviembre 30 de 2011
2011-11-30 01:58 a.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785bc27f1c.png

 

La crisis europea serpentea peligrosamente al borde del abismo como un trineo cuesta abajo en los Alpes franceses.

A semejanza de lo ocurrido con la quiebra de Lehman Brothers, la crisis europea empujó al Viejo Continente a una recesión económica en el segundo semestre del 2011, resultante de la deuda pública desbocada y el contagio bancario.

Lo anterior es de suyo preocupante, más aún si examinamos las ramificaciones de su virtual transmisión a nuestra región.

Hyun Song Shin, investigador de la Universidad de Princeton en Estados Unidos, examina los canales de la contaminación bancaria.

En esencia, Shin muestra cómo los bancos europeos piden prestados fondos a las entidades financieras en Estados Unidos que administran los ahorros de los estadounidenses y los convierten en préstamos para empresas y hombres de negocios en ese país.

Estos recursos se usan a su vez para comprar activos financieros en Estados Unidos, con lo cual mejoran el perfil financiero de los balances de los bancos norteamericanos, que a su turno los transforman en más créditos para ese mercado.

De la estrecha relación descrita por Shin se deduce que una contracción bancaria originada en Europa puede trasladarse fácilmente al otro lado del Atlántico y convertirse en una restricción crediticia en Estados Unidos, que operaría como una tenaza de dos brazos conformada por los bancos europeos y norteamericanos.

Los últimos informes de la Ocde y la calificadora de riesgo Fitch avalan lo anterior, pues sostienen que la propagación de la crisis europea tiene un impacto negativo en la economía y en la banca norteamericana.

El contagio de la crisis soberana europea tiene así profundas implicaciones en Estados Unidos y, por definición, en el flujo de capitales hacia las economías emergentes originadas en la retracción bancaria europea y norteamericana.

De acuerdo con The Wall Street Journal, la disminución en la concesión de crédito por parte de la banca europea comienza efectivamente a perjudicar a las empresas latinoamericanas.

El informe en cuestión examina el repliege de la banca europea en los países emergentes –derivado de la crisis soberana y de la presión para incrementar su capital para contrarrestarla– y confirma que Latinoamérica es una de las regiones más expuestas a una contracción crediticia.

Al estudiar los préstamos recibidos en América Latina por parte de bancos europeos como porcentaje del PIB, verificamos cómo esta relación es del 40 por ciento en Chile, 18 por ciento en México, 15 por ciento en Brasil y 7 por ciento en Colombia y Argentina.

Fitch considera que, en el caso de Colombia, también se podría presentar una sensible limitación crediticia como consecuencia del contagio de la desaceleración de la economía mundial.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes