Andrés Espinosa Fenwarth

China, superpotencia emergente

Andrés Espinosa Fenwarth
POR:
Andrés Espinosa Fenwarth
septiembre 14 de 2011
2011-09-14 12:10 a.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785bc27f1c.png

 

Harold Macmillian, primer ministro conservador de Gran Bretaña de los años sesenta, predijo que la decadencia de Estados Unidos sería una realidad en 200 años. Larry Summers, profesor de la Universidad de Harvard, pregona que “las predicciones sobre el declive norteamericano son tan antiguas como la República”.

Arvind Subramanian, de origen indio, investigador principal del Peterson Institute for International Economics, publica en la revista Foreign Affairs de septiembre/octubre 2011 un lúcido estudio de palpitante actualidad titulado The Inevitable Superpower, en el que sustenta una tesis diametralmente distinta: “en el 2030, el declive relativo de EE. UU. arrojará un mundo no multipolar, sino uno cercano al unipolar dominado por China”.

Subramanian, doctor en filosofía de la Universidad de Oxford, defiende su teoría mediante el diseño de un ‘índice de dominación’ en el que combina tres factores calculados desde 1870 hasta el 2010: PIB, comercio mundial y la posición financiera en la balanza de pagos para determinar si la potencia en ciernes es deudor o acreedor neto a nivel global.

El modelo de Subramanian asume una tasa de crecimiento del 7 por ciento anual para China para los próximos 20 años, por cierto conservadora frente al aumento observado en la última década del 11 por ciento. Proyecta un crecimiento del 2,5 por ciento anual para Estados Unidos, equivalente al registrado en los últimos 30 años.

En el 2030, China podría representar el 20 por ciento del PIB mundial, comparado con una participación del 15 por ciento de Estados Unidos.

Para entonces, el PIB per cápita de China ascendería a 33.000 dólares, la mitad del proyectado para Estados Unidos. Para el 2030, según Subramanian, China será dominante en dos de los tres componentes del ‘índice de dominación’: PIB y comercio. Con relación al tercer criterio, deuda externa, también. Es evidente que incluso hoy Estados Unidos es deudor neto, pues concentra el 50 por ciento de los flujos de capital a nivel mundial. China es visiblemente acreedor neto global, con reservas internacionales de 3,2 mil millones de dólares, dos tercios de las cuales están denominadas en dólares.

Las proyecciones de Subramanian indican que “la diferencia entre China y Estados Unidos en el 2030 será similar a la que existía entre Estados Unidos y sus rivales a mediados de los años setenta”, escenario en el cual el yuan tendrá un lugar de privilegio como moneda de reserva al lado del dólar de Estados Unidos.

Joseph Biden, vicepresidente de Estados Unidos, señaló recientemente en una visita oficial que “el auge de China era un desarrollo positivo, no sólo para el pueblo chino, sino para Estados Unidos y el mundo como un todo”.

¡China, superpotencia mundial!

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado