close
close
Andrés Espinosa Fenwarth
Columnista

El regreso de la inflación

La Junta Directiva decidió, de manera prematura, incrementar la tasa de interés en 25 pbs. al 2% y enfriar la reactivación económica.

Andrés Espinosa Fenwarth
POR:
Andrés Espinosa Fenwarth
octubre 19 de 2021
2021-10-19 09:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785bc27f1c.png

De todos los males económicos, uno de los peores es la inflación, que por lo general afecta de manera adversa y perversa a los más pobres y desfavorecidos. El FMI considera que la economía global está ingresando a una fase de riesgo inflacionario, razón por la cual les recomendó a los bancos centrales prepararse para actuar con rapidez si la recuperación se fortalece más rápido de lo esperado, o si los riesgos del aumento de las expectativas de inflación se vuelven tangibles y duraderos.

De acuerdo con el Dane, la inflación anual del mes de septiembre continuó su tendencia alcista y se ubicó por encima de lo esperado con el 4,51%. En el último año, los aumentos en alimentos y bebidas no alcohólicas (1,96%), alojamiento y servicios públicos (1,1%) y restaurantes y hoteles (0,69%) contribuyen a explicar el regreso de la inflación en Colombia.

La presión inflacionaria se origina, esencialmente, en los choques de oferta locales derivados de los paros y bloqueos, la presión de demanda generada por la acelerada reactivación económica y los efectos internacionales, de carácter transitorio, ligados a la abrupta fragmentación de las cadenas de suministro, el inusitado incremento de los costos del transporte marítimo y la explosión de los precios de energía en China y en los países europeos. La combinación de estos factores compromete, en el corto plazo, la convergencia de la inflación en Colombia al rango meta entre el 2% y el 4% anual del Banco de la República.

Las minutas de la Junta Directiva del Emisor del pasado 30 de septiembre confirman que los pronósticos de inflación de nuestro país se mueven al alza al 4,5% en el 2021 para luego ceder al 3,5% en el 2022. Las encuestas analizadas muestran que “las expectativas de inflación han aumentado, aunque a mediano plazo se mantienen alrededor de la meta”.

Para los economistas del Banco de la República, como nos recuerda Carlos Gustavo Cano, excodirector del Emisor, lo que cuenta son las expectativas inflacionarias de frente a su misión constitucional de velar por la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda, conforme lo dispuso la Asamblea Constituyente de 1991.

Cano sostiene en su escrito titulado “Las expectativas de inflación: guía clave para la política monetaria”, que en el evento en el cual la inflación se eleva de forma significativa, como ocurre actualmente, pero las expectativas de inflación se mantienen dentro de la meta del Banco, “no habría lugar para modificar la postura de la política monetaria”.

El análisis de las minutas confirma que pese al carácter transitorio de las presiones inflacionarias y al mencionado anclaje de las expectativas de inflación en la meta de mediano término, la Junta Directiva decidió, de manera prematura, incrementar la tasa de interés de política en 25 puntos básicos al 2% y enfriar, en consecuencia, la reactivación económica.

Andrés Espinosa Fenwarth
Miembro del Consejo Directivo del ICP.
andresespinosa@inver10.co

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes