Andrés Espinosa Fenwarth
columnista

Las Farc y el cartel de los Soles

Para las Farc, la coca fue el verdadero eje de la negociación del acuerdo de paz. 

Andrés Espinosa Fenwarth
POR:
Andrés Espinosa Fenwarth
marzo 31 de 2020
2020-03-31 11:04 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785bc27f1c.png

El Fiscal General de Estados Unidos, Geoffrey Berman, publicó su escrito de acusación de 28 páginas en la Corte del Distrito Sur de Nueva York contra Nicolas Maduro, Diosdado Cabello y otros funcionarios de la cúpula socialista venezolana, conjuntamente con los ex guerrilleros y narcotraficantes prófugos del secretariado de las Farc, alías Iván Márquez y Jesús Santrich.

El principal cargo es la violenta y corrupta conspiración narcoterrorista fraguada desde hace 20 años entre el cartel de los Soles (denominado así por las estrellas doradas que los generales de la Guardia Nacional Bolivariana llevan en sus uniformes) y la guerrilla de las Farc.

La imputación oficial incluye el pago de millonarios sobornos a la cúpula chavista por parte de las Farc y del cartel de los Soles a cambio del acceso a puertos comerciales e información de radares y rutas aéreas para habilitar el narcotráfico.

El Fiscal General norteamericano acusa directamente a Maduro de dirigir el cartel de los Soles, negociar múltiples cargamentos de cocaína con las Farc, proveer equipo militar a esta guerrilla, solicitarles entrenamiento para sus colectivos bolivarianos y coordinar el narcotráfico a gran escala hacia Estados Unidos y Europa, vía lanchas rápidas, botes de pesca, contenedores marítimos y vuelos cocaleros organizados en Venezuela, incluso desde el hangar presidencial en el aeropuerto de Maiquetía.

Antes de iniciar la negociación de paz con el anterior Gobierno, la conspiración narcoterrorista denunciada por el Fiscal Berman menciona un pacto perpetrado entre la guerrilla de las Farc y el cartel de los Soles para trasladar sus actividades de narcotráfico a Venezuela.

Posteriormente, en La Habana, los voceros de las Farc persuadieron al cándido equipo negociador de la anterior administración sobre la necesidad de legalizar el cultivo de coca, suspender la aspersión aérea con glifosato y aceptar la justicia transicional, que a la postre, tejería con las altas Cortes un manto de impunidad sobre la extradición de los narcotraficantes de las Farc.

En medio del proceso de paz, en el 2014, el Fiscal estadounidense da cuenta de una reunión entre Nicolás Maduro y alias Iván Márquez realizada en la base militar de La Carlota en Caracas, en la cual acordaron que Venezuela continuaría con la entrega de armamento a las Farc en canje por cargamentos de cocaína y entrenamiento paramilitar de los colectivos bolivarianos, que se realizaría en el estado venezolano se de Zulia.

Después de la firma del acuerdo del Teatro Colón, en noviembre de 2016, alías Jesús Santrich acordó varios envíos de cocaína a Estados Unidos, quien, según las fuentes norteamericanas, estaba al servicio del capo mexicano del cartel de Guadalajara, Rafael Caro Quintero.

De lo anterior se infiere que las Farc nunca tuvieron la intención de abandonar el narcotráfico.

Para las Farc, la coca fue el verdadero eje de la negociación del acuerdo de paz. Alias Iván Márquez y Jesús Santrich fungían simultáneamente como insurgentes, voceros de las Farc y narcotraficantes.

Andrés Espinosa Fenwarth
Miembro del Consejo Directivo del ICP
andresespinosa@inver10.co

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes