Andrés Espinosa Fenwarth
Columnista

Mejoras de competitividad

Los responsables de la cosa pública deberían mirar más allá de la política monetaria y fiscal.

Andrés Espinosa Fenwarth
POR:
Andrés Espinosa Fenwarth
noviembre 05 de 2019
2019-11-05 10:00 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785bc27f1c.png

El Foro Económico Mundial, que mide la competitividad de los países desde hace 40 años, la define como “el conjunto de instituciones, políticas y factores que determinan el nivel de productividad de un país”.

El Informe de Competitividad Global 2019-2020, cuya última edición comprende 141 economías representativas del 99 por ciento del PIB mundial, evalúa estos países a través de 12 pilares y 114 indicadores. Esta herramienta es de gran valía para que los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil y empresarial puedan trabajar en favor de la productividad y la prosperidad nacional.

El análisis comparativo entre países les permite a los hacedores de las políticas públicas evaluar las áreas que necesitan fortalecerse y construir con ello una nueva agenda económica y de competitividad para economías en crecimiento sostenible e incluyente, que brinden oportunidades para todos, especialmente ahora que la recesión asoma ominosamente sus orejas en el año 2020.

Por primera vez en una década, Colombia mejoró tres casillas en el escalafón de la competitividad mundial, al pasar del puesto 60 al 57.

Su importancia radica en el cambio de tendencia y confirma que el país va por el camino correcto hacia la recuperación de la competitividad perdida. La principal mejora tiene que ver con la estabilidad macroeconómica, y en particular, con la inflación, cuyo registro pasó del lugar 108 al 1 este año.

El segundo indicador que avanza de manera espectacular es la brecha crediticia o diferencia entre la relación de crédito / PIB y su tendencia de largo plazo, la cual saltó del escaño 33 al 1 en el periodo, reflejo de la solidez bancaria colombiana, que a su vez avanzó del puesto 35 al 27 este año.

En materia de retrocesos, preocupa el desplome en la transparencia presupuestal oficial, la cual retrocedió del lugar 4 al 45.

El Informe del Foro Económico Mundial de este año incluye nuevos pilares que miden la futura orientación de los asuntos de gobierno, que deberían ser objeto de análisis adicionales.

La clasificación de nuestro país es pobre en cuanto a las garantías de estabilidad de las políticas públicas (101), los tratados vigentes en materia ambiental (107), la respuesta gubernamental al cambio (95) y su visión de largo plazo (84), la regulación estatal en energía renovable (80) y la eficiencia energética (69).

El Consejo Privado de Competitividad lanzará su Informe Nacional de Competitividad 2019-2020 el 6 de noviembre, el cual incluye sus propios análisis y recomendaciones con reportes referenciales generados durante el año, que nos permitirán medirle el pulso a la competitividad colombiana.

De análoga manera, los formuladores de política y los cacaos empresariales podrán valorar las sugerencias para aumentar la competitividad y preparase para los vientos recesivos que se avecinan.

Así las cosas, los responsables de la cosa pública deberían mirar más allá de la política monetaria y fiscal, con inversiones e incentivos para apuntalar el crecimiento económico y la productividad.

Andrés Espinosa Fenwarth
Miembro del Consejo Directivo del ICP
andresespinosa@inver10.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes