close
close
Andrés Espinosa Fenwarth

Para 'Fico', el campo es prioritario

La propiedad privada y la legitima tenencia de la tierra deben ser los fundamentos básicos, de interés nacional y rural, del programa de Fico.

Andrés Espinosa Fenwarth
POR:
Andrés Espinosa Fenwarth
abril 19 de 2022
2022-04-19 08:15 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785bc27f1c.png

El candidato presidencial, Fico Gutiérrez, le apunta a un ‘campo sin pobreza’, basado en tres pilares: mejoramiento de la productividad y la competitividad agropecuaria, ampliación de la dotación de bienes públicos rurales y un renovado ordenamiento social y productivo del suelo rural. Considerando que la semana pasada hicimos referencia al primer pilar, ahora nos ocuparemos de los dos últimos.

La propuesta de Fico para un campo con oportunidades, seguridad y empleo para la gente, le otorga -con razón- prevalencia a la dotación de bienes públicos sobre los subsidios directos, a diferencia de lo que ocurre hoy en Colombia. Los bienes públicos son aquellos que benefician a la comunidad rural como un todo, e incluyen las vías terciarias, distritos de riego, adecuación de tierra, electrificación e internet rural, educación, salud, innovación, investigación en ciencia y tecnología, semillas mejoradas y embriones certificados, cuyo efecto multiplicador en materia de competitividad y productividad está plenamente demostrado en otras latitudes agrarias más avanzadas.

El programa de Fico triplica el presupuesto para vías terciarias e incluye soluciones de riego intrapredial, restauración de cientos de pequeños distritos de riego abandonados por la desidia oficial y empresarial; incremento del servicio de electricidad; cierre de la brecha digital; planes de construcción, rehabilitación y mantenimiento de muelles y obras fluviales para las zonas más apartadas.

El tercer mojón vislumbra el ordenamiento social y productivo del suelo rural, que pretende promover el aprovechamiento productivo del potencial agropecuario. El programa de Fico abarca la actualización predial del 70% de los 11.748.087 predios rurales ubicados en 954 municipios del país, mediante la masificación del catastro multipropósito previsto en la Ley 1995 de 2019, que le puede otorgar seguridad jurídica a la tenencia de tierra, sustentar las decisiones oficiales de ordenamiento territorial y generar recursos fiscales a las regiones; entrega directa de tierras a las familias campesinas con proyectos productivos y adjudicación de terrenos rurales baldíos y establecimiento de áreas de reserva rural que permitan ampliar la frontera agrícola.

La propiedad privada y la legitima tenencia de la tierra deben ser los fundamentos básicos, de interés nacional y rural, del programa de Fico, con una visión y metas verificables de largo aliento. Es forzoso reconocer que la Ley 160 de 1994, que creo el Sistema Nacional de Reforma Agraria, y en particular, la Unidad Agrícola Familiar, UAF, frenan desde entonces la evolución productiva rural del país y le cierran la puerta a la agricultura comercial.

Para avanzar en la utilización y ampliación de la frontera agrícola, es preciso modificar esta disposición legal, mediante la concatenación inteligente de las diferentes formas de producción rural, campesina, familiar y comunitaria con la agroindustria y la agricultura comercial de escala. ¡Fico, el presidente del campo colombiano!

ANDRÉS ESPINOSA FENWARTH
Miembro del Consejo Directivo del ICP
andresespinosa@inver10.co

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes