Andrés Espinosa Fenwarth
Columnista

Perú cae al abismo comunista

En materia de inversión extranjera directa en Perú, Colombia podría ver un marchitamiento progresivo del saldo actual de 1.179 millones dólares. 

Andrés Espinosa Fenwarth
POR:
Andrés Espinosa Fenwarth
agosto 03 de 2021
2021-08-03 10:34 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785bc27f1c.png

Los primeros días del asombroso desgobierno e improvisación del presidente peruano, Pedro Castillo, han sido lamentables. La tardía y desordenada designación del cuestionado gabinete ministerial le puso punto final a la estrategia de falsa moderación requerida para garantizar la proclamación presidencial y la consecuente toma del poder de la democracia peruana. Las horas que siguieron mostraron la verdadera cara del nuevo régimen y permiten identificar las principales tendencias que podrían regir los destinos del vecino país en manos del presidente Castillo: populismo, comunismo, polarización y enfrentamiento con la oposición.

Las primeras decisiones del presidente Castillo, rebajarse el sueldo al nivel de maestro de primaria y abandonar la residencia presidencial -la Casa de Pizarro- por razones de fingida justicia colonial para convertirla en el Museo de las Culturas, son acciones que confirman su talante populista. Entre bastidores, Vladimir Cerrón -marxista y leninista adoctrinado en Cuba, líder del partido Perú Libre que le despejó el camino presidencial a Castillo- impuso su sello comunista de extrema izquierda con la escogencia a dedo de Guido Bellido como presidente del Consejo de Ministros -investigado por terrorismo y apología de Sendero Luminoso-, y de Héctor Béjar como Canciller -nonagenario exguerrillero formado en Cuba al lado de Fidel Castro y del ‘Che’ Guevara, quien en esos tiempos operaba bajo el alias de ‘Calixto’.

La estrategia medular del presidente Castillo y su mentor condenado por corrupción es la convocatoria de una Asamblea Constituyente, que les permita refundar el país, como lo hicieron desde la jefatura del Estado los Kirchner en Argentina, Evo en Bolivia, Bachelet en Chile, Correa en Ecuador, Ortega en Nicaragua y Chávez y Maduro en Venezuela. La polarización y la lucha de poder resultantes se han transformado en una carrera de obstáculos entre aquellos de la oposición que quieren destituir a Castillo y los que pretenden cerrar el Congreso peruano con relativa legitimidad al provocar, como dispone el artículo 134 de la Constitución, que el presidente disuelva “el Congreso si éste ha censurado o negado su confianza a dos Consejos de Ministros”. El artículo 135 estipula que, durante el interregno parlamentario, el Ejecutivo puede legislar mediante decretos de urgencia con fuerza de ley, los cuales le permitirían al presidente Castillo convocar la Asamblea Constituyente.

Así pues, el Gobierno y el empresariado colombiano con inversiones en Perú deberían esperar lo mejor y prepararse para lo peor. A nivel oficial, es previsible el abandono gradual y estratégico peruano de los esquemas de integración regional, y en particular, de la Alianza del Pacifico y la Comunidad Andina. En materia de inversión extranjera directa en Perú, Colombia podría ver un marchitamiento progresivo del saldo actual de 1.179 millones dólares, representado en intereses públicos y privados de poderosas empresas estatales y trasnacionales en energía, petróleo, transporte, industria, comercio y servicios.

¡Peor imposible!

Andrés Espinosa Fenwarth
Miembro del Consejo Directivo del ICP
andresespinosa@inver10.co

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes