Andrés Oppenheimer
análisis

Este es el peor momento para los periodistas

El impacto de la retórica de Trump “se está extendiendo más allá de EE.UU. y está creando un ambiente más peligroso para los comunicadores”.

Andrés Oppenheimer
POR:
Andrés Oppenheimer
octubre 29 de 2018
2018-10-29 08:03 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb66cc31d6d.png

Este es el peor momento para la libertad de prensa en la historia reciente, no solo en Cuba, Venezuela y otras dictaduras represivas, sino también en Estados Unidos y varias democracias del continente americano. Y hay motivos para temer que los ataques a los medios podrían aumentar todavía más.

Esa fue mi primera conclusión tras leer el informe anual de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que fue publicado pocos días antes de que se encontraran bombas enviadas al edificio de CNN en Nueva York y a varias figuras públicas que critican al presidente Donald Trump en Estados Unidos.

La SIP, una organización de editores de periódicos estadounidenses y latinoamericanos, que ha defendido la libertad de prensa durante más de siete décadas, ha sido conocida durante mucho tiempo por sus implacables —y justificadas— denuncias contra las dictaduras de Cuba y Venezuela.

Pero este año, además de sus informes sobre Cuba y Venezuela, la SIP emitió un informe inusualmente duro sobre Estados Unidos.Veintinueve periodistas han sido asesinados en las Américas en lo que va del año, incluidos 11 en México, seis en Estados Unidos, cuatro en Brasil, tres en Ecuador, dos en Colombia, dos en Guatemala y uno en Nicaragua, dijo la SIP. Podría tratarse de un nuevo récord, dicen funcionarios de la Sociedad Interamericana de Prensa.

No se puede comparar a Estados Unidos con países totalitarios como Cuba, donde no hay libertad de prensa y la mayoría de los periodistas independientes han sido silenciados desde hace muchas décadas. Sin embargo, ha habido “un número alarmante” de ataques contra periodistas estadounidenses este año, dijo la SIP.

El más atroz fue el asesinato del columnista del Washington Post Jamal Khashoggi, un periodista de Arabia Saudita que vivía en Estados Unidos y fue asesinado en el consulado de Arabia Saudita, en Turquía, tras ingresar a ese edificio el 2 de octubre para recoger documentos para casarse.

Fue el asesinato más brutal de un periodista que la mayoría de nosotros podemos recordar en los últimos tiempos. Un equipo de 15 agentes de seguridad de Arabia Saudita fueron enviados a Turquía para matarlo. Fue torturado dentro del consulado, su cuerpo fue desmembrado y sus restos aún no se han encontrado.

El gobierno de Trump no puede ser culpado por la muerte de Khashoggi, ni por el asesinato de cinco periodistas el 29 de junio en el periódico Capital Gazette en Annapolis, Maryland. Al parecer, el sospechoso allí actuó por un informe periodístico que lo acusaba de haber acosado a una mujer.

Pero el informe de la SIP señala que “la retórica sin precedentes contra la prensa” de Trump “ha exacerbado un clima ya hostil en el que los periodistas afrontan crecientes amenazas verbales y ataques físicos”.

Trump ha descrito a los periodistas como “los enemigos del pueblo estadounidense” y califica a las noticias que no le gustan de ser “noticias falsas”. Ha señalado a artículos periodísticos que ponían en duda el éxito de su reunión con el dictador norcoreano, Kim Jong-un, como actos de “casi traición”.

El informe de la SIP dice que el impacto de la retórica de Trump “se está extendiendo más allá de las fronteras de Estados Unidos y está creando un ambiente más peligroso para los periodistas en el extranjero”.

De hecho, es probable que los ataques verbales de Trump contra la prensa hayan envalentonado a muchos presidentes extranjeros para reprimir a los periodistas.

¿Habrían asesinado los sauditas a Khashoggi si el presidente de Estados Unidos fuera un firme defensor de la libertad de prensa, como lo fueron sus antecesores republicanos y demócratas? ¿Habrían sido asesinados otros periodistas recientemente en Rusia y Bulgaria si se esperara una reacción mucho más severa de Estados Unidos?
El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, está acusando a los periódicos críticos de ser “la prensa fifi”, e insulta a periodistas que no le gustan. El candidato presidencial de Brasil, Jair Bolsonaro, hace lo mismo, y centra su ira en diario Folha de São Paulo.

Es hora de que quienes se hacen eco de las críticas a la prensa se pregunten: “¿realmente queremos un mundo con presidentes todopoderosos que controlen todas las ramas del gobierno y sin periodistas críticos?”.

Andrés oppenheimer
Periodista

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado