Andrés Oppenheimer
análisis

López Obrador se equivoca sobre el suicidio de Alan García

La lección del escándalo de Odebrecht debería ser exactamente la opuesta a lo que escribió el presidente AMLO de México en su desafortunado tuit.

Andrés Oppenheimer
POR:
Andrés Oppenheimer
abril 22 de 2019
2019-04-22 06:28 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb66cc31d6d.png

¡Qué ironía! La trágica muerte del expresidente peruano Alan García, cuando estaba a punto de ser arrestado por el escándalo de sobornos de Odebrecht, es usada por presidentes de la vieja izquierda para afirmar que la corrupción es un subproducto de las economías ‘neoliberales’. De hecho, es exactamente lo contrario.

Lo cierto es que el escándalo de corrupción de Odebrecht nació, prosperó y se extendió a una docena de países durante los gobiernos populistas de izquierda de Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) y Dilma Rousseff (2011-2016) de Brasil.

Horas después de la muerte de García, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, tuiteó que lamentaba el suicidio de García “y todo alrededor del caso Odebrecht. La corrupción es la nueva peste del mundo. El neoliberalismo unió los negocios privados a los públicos. Urge separar el poder económico del político”.

¿En serio? La gigante firma de construcción brasileña pagó alrededor de 800 millones dólares en sobornos en varios Estados para obtener contratos gubernamentales entre los años 2001 y 2016, según la investigación del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Esa fue la época de oro de los gobiernos populistas de izquierda en América Latina. Y la mayoría de los sobornos de Odebrecht fueron a gobiernos de esa tendencia. Vean las cifras del Departamento de Justicia, basadas en las confesiones de los principales ejecutivos de Odebrecht:

* Mientras que Odebrecht pagó 29 millones de dólares en Perú durante los gobiernos de centroderecha en ese país, la firma brasileña pagó 349 millones de dólares en sobornos en Brasil durante los gobiernos de Da Silva y Rousseff.

* Odebrecht pagó 98 millones de dólares en sobornos en Venezuela entre el 2006 y el 2015, durante el régimen de Hugo Chávez y su sucesor Nicolás Maduro. Eso es más de tres veces lo que la empresa constructora pagó en sobornos en Perú.

* Odebrecht pagó 35 millones de dólares en sobornos en Argentina entre el 2007 y el 2014, durante el gobierno de Cristina Fernández.

* Odebrecht pagó 33,5 millones de dólares en sobornos a Ecuador entre el 2007 y el 2016, durante el gobierno del presidente Rafael Correa.

En comparación, la constructora brasileña pagó 11 millones de dólares en sobornos en Colombia y 10,5 millones de dólares en México, cuando los dos países fueron gobernados por presidentes defensores del libre mercado.

“¿Qué tiene que ver Odebrecht con el ‘neoliberalismo?’, preguntó Francisco J. Monaldi, profesor de la Universidad Rice, refiriéndose al tuit de López Obrador: “Ese monstruo de corrupción tuvo su desarrollo durante el mandato de Lula y el Partido de los Trabajadores en Brasil, y su segunda mayor expresión en la Venezuela de Chávez”.

Parte de la razón de que los medios estén hablando tanto del caso Odebrecht en Perú, y tan poco de este escándalo en otros países que recibieron muchos más sobornos, es que los fiscales peruanos han lanzado una drástica ofensiva contra la corrupción. Están investigando a los expresidentes Alejandro Toledo, Ollanta Humala, Pedro Pablo Kuczynski y, al ahora fallecido, Alan García, además de los líderes de la oposición cuyos nombres aparecieron en la investigación.

En comparación, los tribunales controlados por el gobierno en Venezuela ni siquiera están investigando a Maduro, quien según la exfiscal general exiliada, Luisa Ortega, recibió 35 millones de dólares en sobornos de Odebrecht.

Otro efecto secundario peligroso del escándalo de Odebrecht es que podría producir una reacción populista en Perú. Con tantos expresidentes y líderes opositores, como la excandidata presidencial Keiko Fujimori, bajo investigación, Perú podría convertirse en un territorio fértil para un líder populista que, como Chávez, en 1998, prometa terminar con la corrupción.

La perversa ironía del caso de Odebrecht es que las democracias de libre mercado como Perú, que se encuentran investigando a fondo la corrupción, están pagando un alto costo en materia de reputación, mientras que dictaduras corruptas como la de Venezuela logran pasar desapercibidas.

La lección del escándalo de Odebrecht debería ser exactamente la opuesta a lo que escribió López Obrador en su desafortunado tuit. La moraleja debería ser que la corrupción prospera bajo los líderes populistas autoritarios, que erosionan las instituciones democráticas y eliminan los controles necesarios para combatir este flagelo.

Andrés Oppenheimer
Periodista

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado