Andrés Oppenheimer
análisis

Sanders, Biden y Trump: ¿Muy viejos para ser presidentes?

Para las elecciones estadounidenses de noviembre de 2020, Sanders tendrá 79 años, Biden 77 y Trump 74.

Andrés Oppenheimer
POR:
Andrés Oppenheimer
julio 01 de 2019
2019-07-01 08:23 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb66cc31d6d.png

Cuando el exvicepresidente Joe Biden, 76 años, y el senador Bernie Sanders, 77 años, se presentaron en los primeros debates demócratas (el pasado 27 de junio en Miami), se avivó la discusión pública sobre el hecho de que cualquiera de ellos - al igual que el presidente Trump - sería el presidente más viejo de la historia de Estados Unidos. Sin embargo, sus respectivas edades no serían un problema en otras partes del mundo.

En Asia, África y América Latina, hay una larga historia de presidentes septuagenarios, octogenarios e incluso nonagenarios. He entrevistado a varios de ellos en América Latina, y mientras que algunos de ellos estaban en buenas condiciones hasta el final de sus mandatos, otros no tanto.

Para las elecciones estadounidenses de noviembre de 2020, Sanders tendrá 79 años, Biden 77 y Trump 74. El presidente más viejo en la historia de los Estados Unidos fue Ronald Reagan, quien tenía 73 años y 274 días cuando fue electo para un segundo mandato.

En comparación, el dictador cubano Raúl Castro, quien renunció oficialmente a la presidencia hace unos años pero sigue siendo el primer secretario del Partido Comunista de Cuba y el gobernante de facto de Cuba, tiene 88 años.

El actual presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, tiene 79 años. Su predecesor inmediato, José Mujica, asumió el cargo a los 74 años y gobernó hasta los 79. Uno de los candidatos más conocidos para las elecciones de octubre en Uruguay es el expresidente Julio María Sanguinetti, quien tiene 83 años, y sigue tan brillante como siempre.

El reciente presidente de Brasil, Michel Temer, asumió el cargo a los 75 años y dejó el poder a los 78. El fallecido presidente venezolano Rafael Caldera fue elegido para un segundo mandato a los 78 años, y dejó el cargo a los 83 años.

Caldera caminaba con dificultad en sus últimos años en el poder. También cometió algunos errores garrafales, como perdonar al exmilitar golpista Hugo Chávez, quien ganaría las elecciones pocos años después.

Uno de los presidentes latinoamericanos más viejos que recuerdo haber entrevistado fue Joaquín Balaguer, de la República Dominicana, quien gobernó hasta dos semanas antes de cumplir los 90. Estaba casi totalmente ciego al final de su mandato.

La última vez que lo vi en el palacio presidencial, le pregunté cómo hacía para firmar sus decretos sin poder leerlos. Me contó que siempre le pedía a sus visitantes, ya fueran embajadores extranjeros o empresarios, que le leyeran en voz alta los documentos que estaban en su escritorio, para asegurarse que sus colaboradores no lo engañaran.

En Asia, Oriente Medio y África, actualmente hay algunos gobernantes que están en sus noventas. El Primer Ministro de Malasia, Mohathir Mohamad, tiene 93 años; el presidente de Túnez, Beji Caid Essebsi, tiene 92, y el Emir de Kuwait, Sheikh Sabah Al-Ahmad Al Jaber Al-Sabah, tiene 90.

Los partidarios de los candidatos estadounidenses septuagenarios argumentan que la esperanza de vida ha aumentado significativamente en los últimos años. Según la agencia de Seguridad Social de los Estados Unidos, un hombre estadounidense de 74 años - como tendría Trump en 2020 - puede esperar vivir 11,8 años más, mientras que un hombre de 77 años puede esperar vivir 10 años más, y uno de 79 años, 8,8 años más.

Claro que un hombre obeso de 74 años que come hamburguesas todos los días no va a estar tan sano como otro de 79 que hace ejercicios y come saludablemente.

También hay una cuestión de salud mental. Si bien solo el 3 por ciento de las personas de 65 a 74 años tienen demencia de Alzheimer, el riesgo de esa afección aumenta al 17 por ciento para las personas de 75 a 84 años, según la Asociación de Alzheimer de EE. UU.

Tal vez, no sería una mala idea pedirle a los candidatos presidenciales que se sometan a exámenes de salud mental y divulguen sus resultados, así como lo hacen ahora con sus exámenes físicos.

Después de todo, no pretendemos que los presidentes corran maratones. Queremos que tengan agilidad mental y serenidad. Deberíamos pedirle a Trump, Biden y Sanders que se sometan a un examen de salud mental, y conocer sus resultados antes de las elecciones del 2020.

Andrés Oppenheimer
Corresponsal extranjero y columnista de The Miami Herald y El Nuevo Herald

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes