close
close
Beethoven Herrera Valencia
columnista

Ali Baba bajo control

China no pondrá en juego su sistema financiero y la estabilidad política por críticas constantes de un empresario,
por representativo que sea. 

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
noviembre 07 de 2021
2021-11-07 08:38 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

Antes de desarrollar su empresa Ali Baba, Jack Ma fue rechazado diez veces en MIT y recientemente los reguladores chinos suspendieron su ingreso a la Bolsa de Valores.

Ali Baba se convirtió en el dominador del comercio digital chino, en 2011 su nombre cambió y la compañía se dividió en dos ramas: Hormiga Finanzas y Grupo Hormiga.

Actualmente, el sistema de pagos del Grupo Hormiga, Alipay, es más usado en China que las tarjetas de crédito.Las acciones de Jack Ma estaban valoradas en US$17.000 millones y los títulos de su Grupo Hormiga, que pretendían ofrecerse en las bolsas de Hong Kong y Shanghái valían US$34.400 millones. Habría sido la mayor salida a Bolsa en la historia y su dueño Jack Ma habría recuperado la posición de hombre más rico de China, con patrimonio de US$80.000 millones.

Una empresa tan poderosa no podía quedar fuera de la regulación estatal, y fue llamada al orden pues había generado gran incomodidad las declaraciones de Jack Ma en una conferencia tecnológica en Shangái, cuando comparó los bancos chinos, controlados por el gobierno, con casas de empeño y lamentó su falta de innovación.

El ingreso del Grupo Hormiga a la Bolsa era inminente pero se frustró, ahora la compañía debe reestructurarse respondiendo a las exigencias de los reguladores y entraron en revisión las relaciones de Jack Ma con el gobierno. Resulta claro que China no pondrá en juego su sistema financiero y la estabilidad política por críticas constantes de un empresario, por representativo que sea. Las pérdidas para las finanzas personales de Jack Ma, por el fracaso de la operación, alcanzaron los miles de millones de dólares. La enseñanza resultante es que los obstáculos para la entrada en la Bolsa fueron las actitudes de Jack Ma y es pertinente decir, como elemento de contexto, que sus críticas constantes al sistema bancario del país coincidieron con un momento en el que China se encuentra en una aguda guerra comercial.

La memoria histórica de China guarda vivos los recuerdos de la ocupación japonesa de Manchuria, la guerra del opio que Inglaterra le impuso a China y que terminó con la pérdida de Hong Kong y la toma portuguesa de Taiwán. Ello explica que el discurso de Mao en la proclamación de la República Popular China se haya titulado: “China se ha puesto de pie”.

En esa línea las declaraciones del presidente Xi Jinping son reiterativas en exigir al mundo que reconozca y acepte la presencia de China como una realidad en el contexto global. Por todo ello, la decisión de Jack Ma de salir a la Bolsa de Valores y permitir a inversores externos adquirir las acciones había sido mirado favorablemente por inversionistas de Singapur, y puso en el escenario el asunto de la soberanía frente a los riesgos de incidencia de actores externos.

Pero como ha expresado Angela Alfaro, ¡frente a riesgos para su soberanía, China es intransigente!

Beethoven Herrera Valencia
Profesor universidades Nacional, Externado y Magdalena.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes