Beethoven Herrera Valencia
Columnista

Andrés Mauricio Ramírez, un concertador

Era una persona excepcional, no solo por sus motivaciones éticas en la acción pública sino que adicionalmente tenía capacidad para impulsar procesos.

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
septiembre 27 de 2020
2020-09-27 05:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

Esta pandemia nos trae consecutivamente el dolor por la partida de personas con diferentes opciones en la vida, a quienes reconocemos grandes aportes a la construcción de una sociedad democrática y justa.

Andrés Mauricio Ramírez ejercía como Director de Transformación Digital e Inclusión Financiera de Asobancaria y había estado hace sólo tres semanas en un intenso foro académico exponiendo los avances de los servicios bancarios digitales en medio de la pandemia pero tras contagiarse por el Covid y luchar en cuidados intensivos, murió esa semana.

Politólogo de la Universidad Javeriana, egresado de la Maestría den Derecho Económico de la Universidad Externado de Colombia acababa de graduarse de la Maestría en la Universidad de Salfor en el Reino Unido y estaba en trámite para comenzar su doctorado. Como coordinador del Consejo Gremial Nacional acompañó la negociación de los tratados de libre comercio con Estados Unidos y Europa que negoció el gobierno de Colombia y dejó consignada en un libro su valoración de ese proceso.

Su vida profesional comenzó en Fenalco de donde paso a trabajar en la ANDI y a coordinar el Consejo Gremial Nacional y tras especializarse en Estados Unidos en procesos de mediación recorrió el país con un equipo de profesionales trabajando en la solución de conflictos laborales.

Por esa vía llegó a ser Secretario Técnico de la Comisión de Concertación de Políticas Sociales y Laborales, instancia en la cual coordinó por un lustro los diálogos entre empresarios, trabajadores y gobierno en los temas laborales. Todos los actores han reconocido el respeto que siempre manifestó a las posiciones de las partes en conflicto, la transparencia para defender sus puntos de vista sin agravios y la tolerancia con la diversidad de intereses.

En un país tan polarizado, en donde los acuerdos en el ámbito social y laboral son tan escasos, el hecho de que alguien haya dedicado su vida a la búsqueda de acuerdos, merece destacarse.

Formado en ideas conservadoras y firme creyente en la tradición, estaba a la vanguardia en los temas de innovación y se había retirado de la militancia partidista desengañado de las prácticas alejadas de los criterios éticos que él defendía con vehemencia.

Fue un padre cuidadoso de su hijos y de su familia, se contagió en el proceso de atención hospitalaria a su padre y a su inquietud intelectual unía una gran capacidad de gestión administrativa: Era frecuente verlo embarcado en álgidos debates y en seguida encargarse de gestionar procesos organizativos. Era una persona excepcional, no solo por sus motivaciones éticas en la acción pública sino que además, tenía capacidad para impulsar procesos.

Resulta relevante encontrar una persona que en medio de la conflictividad que ha vivido el país haya podido pasar por los gremios y el gobierno, respetando los intereses y demandas de todos los actores en juego, y que logró el reconocimiento de todos por la hidalguía de su trato.

Hace un mes se unió a la celebración de mi cumpleaños diciendo: “es mejor vernos porque no sabemos que nos traerá el futuro”. Fue premonitorio… Y terminó su periplo vital rodeado del respeto de todos.

Beethoven Herrera Valencia
Profesor, universidades Nacional y Externado.
beethovenhv@gmail.com

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes