Beethoven Herrera Valencia
columnista

Bernanke advierte sobre un efecto coyote

Bernanke ha dicho que la economía de EE. UU. avanza hacia una recesión.

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
mayo 19 de 2019
2019-05-19 05:12 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

Su experiencia al frente de la Reserva Federal de Estados Unidos en el proceso de recuperar la economía, luego de la burbuja hipotecaria del 2018, le otorga a Ben Bernanke autoridad para evaluar el comportamiento de la economía.

Y haber escrito su tesis doctoral sobre la Gran Depresión y valorar el manejo errático de la Reserva Federal (FED), entidad que aplicó políticas contraccionistas en plena recesión, lo llevó a aplicar la política contraria de rescate a las entidades en dificultades y a estimular el gasto público expansivo a través de la compra de bonos del Tesoro con dólares emitidos a un nivel de 85.000 millones mensuales (expansión cuantitativa) por varios años.

Con esa estrategia, el desempleo cayó del 10 al 4,5 por ciento, y facilitó la reelección de Barack Obama, por lo cual los republicanos han propuesto limitar esa discrecionalidad en la acción de la FED.

Bernanke (el mismo que escribió en sus memorias El coraje de actuar, que “más banqueros debieron ir presos”), ha dicho que la economía de Estados Unidos avanza hacia una recesión. Esta advertencia es tomada con precaución por analistas, ya que el desempleo ha seguido bajando hasta 3,5 por ciento y la producción no ha caído de modo sensible.

El economista cree que hacia el 2020 se disiparán los efectos de la rebaja impositiva a las empresas aplicada por Trump, y considera que la misma se implementó en el momento equivocado, pues no había una recesión, sino el interés de aumentar las ganancias de las compañías al recortarles los impuestos.

Bernanke estima –como Krugman y Sachs–, que el impacto de las rebajas impositivas solo durará pocos años y después se diluye. También, ha sostenido que los 1,5 trillones de dólares en recortes impositivos para empresas y personas individuales, así como los 300.000 millones en incrementos del gasto, se disiparán,, al cabo de dos años, “haciendo más difícil el trabajo de la FED”, ya que está sucediendo en un momento de bajo desempleo.

Para Bernanke, la reforma fiscal de Trump es “un estímulo que se impone en el momento equivocado”, pues, como ha recordado, “la economía ya tiene importantes tasas de empleo”. Y, en desarrollo de este argumento, ha advertido que va a producirse la desaceleración o caída del PIB, y llegaría en un mal momento para Trump, en plena campaña de reelección.

La Oficina Presupuestaria del Congreso de Estados Unidos ha advertido que el estímulo fiscal elevaría el crecimiento hasta al 2,4 por ciento en el 2019, comparado con la subida del 2,6 por ciento en el 2017. En proyecciones anteriores, el mismo organismo independiente ya había advertido acerca de un menor crecimiento, de 1,8 por ciento en el 2020.

Este estímulo ha coincidido en el tiempo con una de las tasas de desempleo más bajas en casi cinco décadas y se prevé que la inflación supere el objetivo del 2 por ciento, generando alguna dificultad a la futura política monetaria restrictiva.

Trump atribuye a su política la continua disminución del desempleo, pero los macroeconomistas más reconocidos sostienen que se trata de la continuidad del ciclo económico impulsado por su antecesor.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes