Beethoven Herrera Valencia
columnista

Brexit, acuerdo ante el abismo (I)

La confianza entre Europa y Reino Unido ha sufrido gravemente

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
enero 18 de 2021
2021-01-17 06:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

Tras extenuantes jornadas, negociando en Navidad contra el reloj, Reino Unido y la Unión Europea llegaron a un acuerdo que entró en vigencia en Nuevo Año y que establece los términos del Brexit.

El acuerdo fue ratificado por los embajadores europeos y todos consideran que aún si no satisface todas las aspiraciones de cada parte, es preferible a una ruptura sin acuerdo con todos sus efectos perturbadores.

“Hemos recuperado el control de nuestras leyes y nuestro destino” dijo Johnson, y agregó que aunque la negociación incluyó discusiones “feroces”, se había logrado un “buen acuerdo para toda Europa”. Por su parte, Ursula Von Layden, vocera europea, sostuvo que, “Es el momento de pasar página y mirar al futuro”, y agregó que el Reino Unido “sigue siendo un socio de confianza”.

Con el Brexit, la UE pierde la segunda economía, que representa cerca del 15% de su PIB y contribuía con más de US$13.000 millones anuales al presupuesto. También pierde un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU y uno de los mayores centros financieros del mundo.

Reino Unido decidió retirarse del programa Erasmus que permite a los jóvenes de los países miembros estudiar en cualquiera de los otros países, aunque Irlanda del Norte sí se mantendrá en el programa y los jóvenes ingleses matriculados podrán culminar sus estudios. Johnson ha anunciado el programa Turing, el cual ofrecerá a los estudiantes ingleses la posibilidad de estudiar en otros países del mundo, pero ahora los jóvenes ingleses deberán tener visa y pagar sus matriculas para ingresar a una universidad europea.

Aunque la pesca sólo representa el 0-12% de la economía inglesa, fue el último obstáculo para el acuerdo, pues Inglaterra reclamaba mayor participación en la pesca que se hace en sus aguas. Los críticos de Johnson reclaman que para proteger a las pesqueras inglesas el acuerdo afecta a los demás sectores: es cierto que no pagarán aranceles para ingresar al mercado europeo pero habrá trámites aduaneros. Sin acuerdo, el Reino Unido habría abandonado la Política Pesquera Común, que garantizaba acceso europeo a la Zona Económica Exclusiva británica generando un mercado de 650 millones de euros anuales. Europa proponía devolver 18% de esos derechos de pesca en aguas británicas, pero Londres proponía recuperar 80% del acceso pesquero.

Los ingleses aspiraban a que los barcos europeos faenaran solo hasta 12 millas fuera de las costas inglesas, pero el acuerdo les permitirá llegar hasta las 6 millas (10 kilometros) y, en contraprestación, Inglaterra podrá acceder al mercado europeo de 450 millones de personas. Reino Unido mantendrá acceso al mercado al que enviaba la mayor parte de sus exportaciones, pero enfrentará trámites burocráticos, requerimientos en salud, normas ambientales y reglas de origen.

Como ha expresado la vocera de Europa Ursula Von Leyden, ambos esperan seguir trabajando unidos en temas como cambio climático, terrorismo y la pandemia, pero la confianza entre las dos zonas ha sufrido gravemente y sin duda los ciudadanos, los exportadores y en particular los estudiantes y los trabajadores deberán soportar los enojosos trámites al ser tratados como extranjeros.

Beethoven Herrera Valencia
Profesor de las universidades Nacional y Externado

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes