Beethoven Herrera Valencia
columnista

China, moneda digital de segundo piso

Zhou Xiaochuan, ex director del Banco Popular de China (PBoC), afirma que las monedas digitales deben usarse en transacciones al por menor.

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
marzo 28 de 2021
2021-03-28 06:29 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

El Banco Central de China (PboC) ha lanzado el proyecto DCEP (Digital Currency Electronic Payment), que no es en sí mismo un medio de pago pero puede incluir varios instrumentos conocidos como e-CNY o digital CNY.

El sistema incorpora entidades de dos niveles: el primer nivel corresponde al Banco Popular de China (BPoC) como banco central facilitador del sistema, encargado de la estabilidad, de construir una infraestructura confiable de liquidación y compensación, promover la interoperabilidad entre productos de pago y tener planes de contingencia.
El segundo nivel incluye a bancos comerciales, operadores de telecomunicaciones y plataformas de pago online de terceros: Ya han comenzado pruebas los bancos Industrial and Commercial Bank of China, Agricultural Bank of China, Bank of China y el China Construction Bank); y operadores de telecomunicaciones como China Mobile, China Telecom, China Unicom; y plataformas de pago de terceros (Ant Group y Tencent).

Estas entidades se encargan de emitir la moneda digital, son responsables de la protección de datos y de evitar el lavado de activos. Estos actores deben tener capital suficiente, y garantizar que la operatividad de sus productos de pago sean efectivos y estables.

Por su papel de facilitador del desarrollo del sistema, el PBoC tendrá acceso a la información transaccional del DCEP solo con el fin de actuar como respaldo pero esto genera controversias acerca de la privacidad de la información financiera.

A pesar de limitar la privacidad, el sistema se ha gestado con el objetivo de simplificar las transacciones y brindar interoperabilidad entre medios de pago para tramitar sus pagos de manera similar a como lo hacen otras plataformas digitales de pago como WeChat o AliPay y podría estar al alcance de una mayor parte de la población.

Por esta vía China busca ampliar la capacidad de supervisión y control sobre agentes individuales y sobre las empresas, apostándole al valioso mercado de la información.

Estos medios de pago –DCEP– no se crean mediante blockchain porque creen que debe existir la posibilidad de reversar sin dejar marcas en el historial crediticio cuando falle alguna transacción.

El DCEP puede otorgar al PBoC una herramienta adicional de política monetaria, pues características como la vigencia del producto de pago pueden traducirse en medidas como la disminución programada de valor de la moneda para incentivar el consumo.

El objetivo es que el producto esté disponible para el ingreso de turistas que llegarán a Beijing para los Olímpicos de 2022, y por ello se han adelantado pruebas piloto en ciudades como Shenzhen, Suzhou, Xiongan, Chengdu y Beijing.

Zhou Xiaochuan, ex director del Banco Popular de China (PBoC) afirma que las monedas digitales deben usarse en transacciones al por menor e indica que deben respetarse las políticas, leyes y regulaciones de los distintos países.

Beethoven Herrera Valencia
Profesor, U. Nacional y Externado
*Colaborazción de Liseth Villarraga.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes