Beethoven Herrera Valencia
Columnista

Cooperación insuficiente y asimétrica

Los bancos multilaterales de desarrollo han tomado acciones para apoyar a los países de la región, pero los recursos hasta ahora han sido limitados.

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
mayo 25 de 2020
2020-05-25 07:47 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

Que la crisis económica en curso es la peor desde la Gran Depresión es algo aceptado por todos, pero la cooperación financiera multilateral para apoyar a las economías de renta media ha sido limitada y lenta. Esta es la tesis del estudio que el exministro José Antonio Ocampo ha publicado en la Serie del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El autor sostiene que las acciones han sido limitadas y que los países latinoamericanos han accedido a las líneas de emergencia del Fondo Monetario Internacional (FMI), aunque con recursos modestos.

Al mismo tiempo, los miembros del FLAR pueden recibir recursos de este organismo regional, como complemento a los del FMI, sobre todo porque el organismo regional no establece como condicionalidad para sus préstamos la adopción de políticas de ajuste macroeconómico.

Los bancos multilaterales de desarrollo han tomado varias acciones para apoyar a los países de la región, pero los recursos hasta ahora han sido limitados.

La propuesta que ha recibido el apoyo más amplio ha sido la emisión de al menos US$500.000 en Derechos Especiales de Giro (DEGs) del FMI, pero para asignarlos con criterios diferentes a las cuotas, requeriría un cambio en el Convenio Constitutivo del FMI, lo cual sería un ejercicio prolongado y de difícil aceptación por parte de los principales miembros.

El autor propone que las agencias evaluadoras de riesgo suspendan sus rebajas de calificaciones durante la crisis, ya que estas alimentan la fuga de capitales, y México y Colombia ya han sido afectados por decisiones de este tipo.

Respecto del alivio de la deuda, menciona una amplia gama de propuestas y las acciones parciales adoptadas en relación con los países de bajos ingresos, pero no sobre los de renta media como los latinoamericanos.

Por ejemplo el FMI determinó que 25 de sus miembros más vulnerables (a los cuales se pueden adicionar otros cuatro) estarán exentos de amortizaciones e intereses de sus deudas con el organismo durante un período inicial de seis meses.

Una excepción notable en términos de acceso a recursos es Venezuela, cuya solicitud de crédito por $5.000 fue rechazada en marzo por el FMI con el argumento de que no existe claridad entre sus Estados miembros sobre quién es el presidente legítimo del país.

Otra de las recomendaciones debatidas es la creación de una línea de canje (swap) del FMI, fue hecha por el propio equipo técnico del FMI hace dos años (FMI, 2017), pero fue rechazada por el Directorio. Ocampo concluye que “la acción multilateral ha estado muy lejos de lo que sea necesario” a lo que se comprometieron los jefes de Estado del G-20 a fines de marzo.

Y lamenta que en materia de cooperación monetaria internacional, lo más frustrante ha sido el rechazo a la emisión de DEG del FMI, la falta de una decisión y de propuestas para adelantar el aumento de cuotas del FMI y la ausencia de medidas colectivas para hacer frente a la fuga de capitales de las economías emergentes y frenar la rebaja de las calificaciones de riesgo de las agencias correspondientes.

Beethoven Herrera Valencia
Profesor, universidades Nacional y Externado

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes