close
close
Beethoven Herrera Valencia
Columnista

Guerra láctea

Sin embargo, el Comité no recomendó imponer la salvaguardia bilateral establecida en el TLC entre Colombia y Estados Unidos.

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
enero 03 de 2022
2022-01-03 10:02 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2022/04/25/62668db99c0e2.jpeg

La Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán) presentó al Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, una solicitud de salvaguardia en el marco del TLC con Estados Unidos, pidiendo imponer aranceles a las importaciones de leche en polvo, por considerar que causan daño grave a la producción nacional. El presidente de Fedegán ha reclamado vehementemente porque en la primera semana del año, los industriales nacionales adquieren todo el cupo de leche disponible en el marco del TLC.

Fedegán considera que se afecta el acopio formal de leche líquida por la sobreoferta generada bajo el mecanismo “primer llegado, primer servido”. Además estima que hay deterioro en los precios pagados al productor y calidad dudosa de los productos importados por estar vencidos o a punto de vencerse. Y considera que los subsidios que reciben los productores norteamericanos les otorgan una competitividad artificial, que reduce las ventas de los productores nacionales al sector industrial colombiano.

La Andi, en representación de los principales transformadores del sector lácteo, se opuso a la salvaguardia solicitada, argumentando que no hay nexo causal entre las importaciones y el daño al sector nacional. Además pone en duda la representatividad de los ganaderos frente a todo el sector lechero, y destaca la baja participación de la leche en polvo norteamericana en el total de la leche líquida consumida en Colombia.

La Federación Nacional de Cafeteros y la Asociación de Bananeros, manifestaron su preocupación por las posibles medidas de retaliación que podría imponer Estados Unidos a los productos colombianos, en caso de imponerse esa salvaguardia.

Tras escuchar a las partes interesadas la Subdirección de Prácticas Comerciales del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo presentó su informe técnico al Comité de Asuntos Aduaneros, Arancelarios y de Comercio Exterior. Dicho informe concluye que hubo un incremento de las compras originarias de Estados Unidos en 65,89% y un incremento del precio por litro en dólares de 13,35% para EE. UU., además de “un daño grave en el desempeño de las variables económicas de la rama de producción nacional de leche líquida”.

Sin embargo, el Comité no recomendó imponer la salvaguardia bilateral establecida en el TLC entre Colombia y EE. UU. La decisión se tomó tras argumentar que no se encontró un nexo causal entre el crecimiento de las importaciones norteamericanas y el daño grave a la industria nacional.

Además de EE. UU. que provee el 56%, también importamos desde la Unión Europea, Mercosur, Bolivia y Ecuador.

Esta situación es el resultado de la forma como están diseñados los TLCs, pues permiten que productos subsidiados compitan con producción nacional que no goza de similares beneficios: En la Ronda Uruguay las potencias garantizaron la propiedad intelectual pero se negaron a eliminar los subsidios agrícolas.

Para desfortuna de quienes hoy reclaman y ayer apoyaron ese tratado, el programa Agro Ingreso Seguro, diseñado para mejorar la productividad agropecuaria, se desvió para favorecer intereses políticos.

BEETHOVEN HERRERA VALENCIA
Profesor universidades: Nacional, Externado y Magdalena.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes