Beethoven Herrera Valencia

Impuesto planetario

Hay que ver cuáles medidas adoptará la comunidad internacional para impedir que se mantengan esos ‘agujeros negros’ al servicio de la evasión fiscal.

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
julio 12 de 2021
2021-07-12 01:22 a. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

El mundo está a punto de ser testigo del nacimiento del impuesto a las corporaciones multinacionales para enfrentar la pandemia del coronavirus. Al menos 139 países y jurisdicciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) aprobaron un acuerdo para imponer un impuesto mínimo global a grandes corporaciones y también incluirá a las plataformas digitales.

Diversos gobiernos de América Latina y de Asia han seguido una carrera hacia el fondo consistente en competir en la reducción de impuestos a las empresas multinacionales para atraerlas a invertir en sus países, con el argumento de la generación de empleo. ¡Es una competencia ruinosa de unos países contra otros en medio de la pobreza!

La evasión de capitales hacia los paraísos fiscales cuesta a los gobiernos entre US$500.000 y US$600.000 millones en ingresos fiscales corporativos perdidos cada año, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) citadas por Bloomberg.

Ahora se han alineado la Ocde y la Unión Europea en la búsqueda de una nivelación tributaria
que elimine el incentivo a fugar los capitales hacia los paraísos fiscales con menor tributación e incluso el FMI y la Secretaria del Tesoro de Estados Unidos se han expresado a favor de una tributación global en niveles similares, para desincentivar la utilización del sistema tributario como una herramienta de competencia.

La pandemia puso en la agenda mundial la urgencia de nuevos recursos para enfrentar la crisis sanitaria, pero adicionalmente los gobiernos están urgidos de recursos para educación, salud e infraestructura.

La propuesta inicial de Biden era de 21% pero tras la reunión del G7 la redujo al 15%, en todo caso inferior al tributo a las empresas establecido internamente en Estados Unidos y en Europa. Ahora se buscan con urgencia recursos para enfrentar el déficit fiscal que llega al 11,7% en países avanzados, 9,8% en países emergentes y 5,5% en países de bajos ingresos.

Aunque se propone que estas grandes compañías tengan una tasa impositiva del 15 por ciento, los ministros de finanzas de Estados Unidos, México, Indonesia o Alemania, no descartan establecer una tasa superior.

Se calcula en US$500 mil millones el recaudo esperado si se adopta la tasa propuesta y México, por ejemplo, estima en US$30.000 millones el recaudo adicional.

El nuevo tributo se aplicaría a las grandes tecnológicas y farmacéuticas, las cuales pagarán impuestos donde operan y no solo donde declaran tener su sede y la tasa aplicada será igual en todos los países para evitar la ‘migración’ de capitales. Hay lobby para que las empresas navieras y mineras queden exentas…

Esta iniciativa deberá lograr la aprobación del G20,
pues los esfuerzos de la OCDE para obligar a los paraísos fiscales a compartir información sobre dineros de origen ilícito han sido inocuos. Resta por ver cuáles medidas adoptará la comunidad internacional para impedir que se mantengan esos ‘agujeros negros’ al servicio de la evasión fiscal.

El Nobel Stiglitz ha advertido sobre “el peligro de que si tú tienes una tasa de impuestos demasiado baja, esa tasa mínima se convierte, de facto, en la tasa máxima”. Y ha propuesto que se aplique una tasa del 25%.

BEETHOVEN HERRERA VALENCIA
Profesor universidades Nacional y Externado

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes