Beethoven Herrera Valencia
Opinión

Japón y fútbol: disciplina y competitividad

Los gerentes y empleados japoneses hacen juntos la limpieza, van al mismo baño y la deferencia salarial es de 3-1”.

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
junio 24 de 2018
2018-06-24 08:05 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

Anonadados por pronta y sorpresiva derrota ante Japón, vimos a los hinchas orientales recogiendo juiciosamente la basura. Luego vino la vergüenza por las imágenes de colombianos que hacían repetir a las japonesas vulgaridades en español, y nos mostraron a alumnos japoneses aseando ellos mismos su colegio.

Después aparecieron hinchas colombianos que proclamaban haber “violado la inteligencia rusa” al entrar licor en binoculares adaptados, se informaba del decomiso en Holanda de camisetas de la selección impregnadas de cocaína y de la captura de colombianos en Grecia por robar equipos médicos.

Recordé entonces las capturas de redes de apartamenteros y ladrones de joyerías en Europa. ¡Si esa creatividad se orientará a innovar y competir por vías lícitas, no estaríamos tan rezagados en competitividad!

También vimos mensajes amenazantes contra eljugador expulsado que rememoraban el magnicidio de Andrés Escobar, y eso que hemos firmado la paz…

Visitaba al Buda de Kamakura y arrojé al suelo la envoltura de un dulce: el guía detuvo la marcha, se agachó y la recogió en silencio.

Y cuando vi la extrañeza con la que me miraban por estar parado en el lado izquierdo en una escalera eléctrica entendí que todo mundo se alinea en un costado para permitir que quien lleva más prisa pueda seguir adelante.

Cuando pregunté al presidente de la asociación de empresarios japoneses en América Latina cómo su país fue potencia automotriz a las tres décadas del bombardeo atómico en Hiroshima y Nagasaki, sin poseer carbón, acero ni petróleo , me respondió: “Es que en Japón la gente va a los templos a ofrecer en tanto que en América la gente va a pedir”.
Y agregó que los gerentes y empleados japoneses hacen juntos la limpieza, van al mismo baño y la deferencia salarial entre unos y otros es de 3-1.

En los acuerdos colectivos, los trabajadores se comprometen a reducir las fallas e inasistencias y a mejorar la productividad, aceptando rebajas salariales cuando hay bajas ventas, pero se les asegura participación en las ganancias y gozan de entrenamiento y estabilidad.

Los japoneses consideran que “la empresa es un ente diferente a los dueños y gerentes, de modo que sembrar en ella y cuidarla para que se desarrolle es diferente a la tradición occidental de sacarle los beneficios y cargarle los lujos de los directivos”.(Herrera Beethoven, Portafolio Mayo 16/06).

Un académico japonés me explicaba que el bambú tarda seis años en germinar mientras desarrolla las raíces que sostendrán ese árbol que crece 30 metros en seis semanas después de germinar. ¡Con similar paciencia hay que sembrar y esperar a recoger la cosecha! Y así como se juntan los extremos del bambú sin que se rompa. “Hay que ser firmes en los principios y flexibles en las situaciones”.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado