close
close
Beethoven Herrera Valencia
Columnista

La transparencia de Kristalina

Existe un conflicto entre las dos funciones del BM: evaluar a países para ranquearlos y por otro lado, vender servicios para que mejoren su posición.

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
septiembre 26 de 2021
2021-09-26 09:04 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

Una auditoría interna ordenada por el departamento de ética del Banco Mundial sostiene que en 2018 la actual directora del FMI, Kristalina Georgieva, quien trabajaba en esa entidad, presionó para “hacer cambios específicos en la puntuación de China en un esfuerzo para incrementar su posición en el ranking”.

Los investigadores analizaron 80.000 documentos y entrevistaron a tres docenas de empleados y concluyeron que por presiones de la dirección, el personal cambió algunos de los datos que impulsaron a China siete lugares en la nómina de 2018, hasta el escalafón 78, el mismo puesto que el año previo, en el marco de una negociación para el aporte de US$13.000 millones de China para la recapitalización el Banco.

La investigación también encontró “cambios inapropiados” en el informe de 2020 que afectaron las clasificaciones de Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Azerbaiyán. Georgieva negó haber manipulado el escalafón, pero dijo a los investigadores que el multilateralismo estaba en juego y la institución estaría en problemas de no lograrse la capitalización. Como resultado del escándalo el Banco Mundial suspendió la emisión del informe Doing Business pues se demostraron irregularidades en las ediciones de 2018 y 2020.

El Nobel Paul Romer, había renunciado en enero de 2018 a su cargo de economista jefe del Banco Mundial tras descubrir que la entidad cambió de forma “engañosa e injusta” las metodologías de cálculo del informe Doing Business y dijo que se afectó la posición de Chile en los ránkings de competitividad empresarial debido a “motivaciones políticas”. El Banco admitió entonces haber manipulado datos sobre Chile para desmejorar el reporte de desempleo en el gobierno socialista de Michelle Bachelet (2006-2010) y beneficiar al presidente empresario Sebastián Piñera.

Existe un conflicto entre las dos funciones del Banco: evaluar a los países para ranquearlos y por otro lado, vender servicios de consultoría y asesoría para que los países mejoren su posición en el escalafón. Sus funcionarios asesoraban a los gobiernos para mejorar los ingresos fiscales pero el Doing Business premiaba a los que bajaran más los impuestos.

Desde 2007, el catedrático Benito Arruñada, de la Universidad Pompeu Fabra, alertó sobre las carencias del proyecto pues informaba sobre facilidad para hacer negocios de manera muy simplista. India, por su parte, ha cuestionado las conclusiones del informe pues se fundamentaba en información suministrada por terceras partes en los países.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha declarado que el asunto es “serio” y parlamentarios republicanos han pedido la renuncia de Georgieva al cargo, lo cual dificulta la estrategia de Biden de fortalecer el multilateralismo.

Nadia Daar, directora de la oficina en Washington DC de Oxfam International, aplaudió la decisión de descartar el informe y sostuvo que el índice “alentaba a los gobiernos a adoptar políticas destructivas que empeoran la desigualdad”. Pero en ciertos países esos informes se recibían como revelación…

Beethoven Herrera Valencia
Profesor universidades Nacional, Externado y Magdalena.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes