JUEVES, 22 DE FEBRERO DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close
Beethoven Herrera Valencia
Columnista

Milei, supuesto libertario

Eliminar el Banco Central, además de legalmente complejo, no resulta económicamente sensato.

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia

Javier Milei, presidente electo de Argentina, se autoproclama libertario, al tiempo que se opone al aborto, al matrimonio igualitario y se niega a condenar el genocidio cometido por la dictadura militar. Ello trae a la memoria a Milton Friedman, quien después de publicar ‘Libertad de elegir’ visitó al dictador Pinochet en Chile y sus alumnos condujeron la economía durante ese régimen.

Milei pretende terminar con la salud y educación públicas. En el ámbito laboral propone eliminar la contratación colectiva entre trabajadores y empleadores, dejando al trabajador sometido por contrato individual a la voluntad del empresario. Ello va en contravía de convenios internacionales y del ordenamiento legal: habrá que ver si logra imponerlo en un país que tiene uno de los movimientos sindicales más fuertes del continente.

En el campo educativo, Milei pretende, siguiendo a Friedman, entregar vouchers a las familias y éstas elegirían escuela para sus hijos, clásico subsidio a la demanda que eliminaría la oferta de educación pública. Constitucionalmente las provincias controlan la educación, de modo que sólo podría implementarse si los gobiernos regionales acogen esa propuesta. Milei propuso eliminar 10 de los 18 ministerios, pero contará con un Congreso donde ninguna fuerza política tendrá mayorías y el peronismo será la primera minoría. La Libertad Avanza, coalición de Milei, contará con 38 de los 257 diputados y 8 del total de 72 senadores.

Milei propone un plebiscito para derogar la ley que permitió el aborto en 2020, el cual puede no ser constitucional, ya que la norma es del ámbito penal. Y la Constitución exige que las consultas populares vinculantes deben convocarse con la aprobación previa del Congreso.

Frente a una inflación de 140%, Milei propone dolarizar el país y eliminar el Banco Central, pero ello implicaría una reforma constitucional, pues la definición del signo monetario nacional es de orden constitucional. Milei ha propuesto un plebiscito para esa sustitución monetaria, pero si el país sólo tiene US$9.000 millones en reservas, ¿cómo asegurar la masa monetaria circulante en dólares que permita operar a la economía? ¿Aumentando la abultada deuda externa? ¿Encontrará prestamistas?

Además de la función de emisión monetaria, los bancos centrales operan como prestamistas de última instancia de la banca privada, administran el encaje y el redescuento, fijan la tasa de interés de referencia. compran títulos al gobierno y dan liquidez a bancos privados en crisis. Por ello, aun en países dolarizados (Panamá, Ecuador y El Salvador), los bancos centrales siguen operando y en algunos casos emiten moneda fraccionaria.

Eliminar el Banco Central, además de legalmente complejo, no resulta económicamente sensato.

Sin experiencia en gestión pública, sin gobernadores ni alcaldes afectos a su movimiento, sin mayoría parlamentaria, sin partido propio organizado, ¿cómo va Milei a gestionar el Estado? ¿Estaremos a las puertas de un régimen basado en consultas a la población, que irá buscando atraer a autoridades locales y regionales o convertir en aliados a otras fuerzas parlamentarias? ¡Argentina viene del hartazgo y puede caer al abismo!

Beethoven Herrera Valencia
Profesor Emérito de la Universidad Nacional, Universidad Javeriana y Prime Business School.

Destacados

Más Portales

cerrar pauta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes