Beethoven Herrera Valencia

Plan Marshall europeo

La reducción del tutelaje militar de EE. UU. sobre Europa ha ampliado el margen de maniobra para la consolidación del proceso comunitario.

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
agosto 09 de 2020
2020-08-09 06:57 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

Coincidiendo con el retiro de la mitad de las tropas estadounidenses de Alemania, la Unión Europea lanzó el mas amplio plan de reactivación económica. Aunque el gobierno norteamericano justificó la reubicación de tropas con el propósito de fortalecer lugares sensibles como Polonia y países bálticos, es una decisión que mantiene la línea argumental de Washington en el sentido de que “Europa debe hacerse cargo de su defensa”. Ello ha dejado margen para una decisión que se califica como el inicio de un Tesoro comunitario, en un momento que el presidente Macron ha calificado como “el día mas importante de Europa desde la introducción del Euro”.

La recesión en Europa es de tal magnitud que en el segundo trimestre del año el PIB de Alemania cayó 10.4, en Francia cayó 13,8% y en España 18,5%; y en contraste con la tardanza de cuatro años para reaccionar ante los impactos de la crisis hipotecaria norteamericana, en este caso se ha actuado con una celeridad y contundencia desconocidas hasta ahora. Se ha dado un gran salto en la construcción comunitaria con la creación de un fondo de 750.000 millones de euros, los cuales se repartirán en 390.000 millones como transferencias sin devolución y 360.000 millones en créditos a 30 años a una tasa de 1% anual. Si hasta ahora el presupuesto comunitario se financiaba con aportes de los miembros, la Comisión Europea ordenará esta emisión con aval del presupuesto comunitario , y esa deuda empezará a pagarse en 2028, por 30 años. No serán los gobiernos sino la misma Unión Europea quien pagará con impuestos al plástico no reciclado, al carbono y a los gigantes digitales ( desde 2023).

Ben Steil En su libro La Batalla de Bretton Woods calcula en US$140.000 millones, a precios de hoy, el monto del Plan Marshall de la postguerra, y esta cifra permite valorar la dimensión del proyecto europeo. Este nuevo tesoro comunitario será responsable de la deuda y responde a las criticas de Stiglitz, Krugman y Piketty, quienes consideraban que el hecho de que la emisión monetaria estuviera centralizada al tiempo que los países podían emitir deuda soberana, constituía una asimetría sistémica. Con la estructura precedente la comunidad debió acudir al rescate de países endeudados, imponiéndoles severos ajustes.

La canciller Merkel había dicho que un rescate de tal magnitud “no se haría mientras ella viviera”, pero tras cuatro noches de maratónicas reuniones se creó ese fondo, de modo que la crisis se ha aprovechado para profundizar la integración. Austria, Irlanda, Holanda, Suecia y Dinamarca se opusieron al fondo y quisieron condicionar los préstamos a un ajuste fiscal, pero fueron derrotados: el acceso a recursos no estará condicionado a ajustes pensionales, ni a privatizaciones, ni a reducción salarial.

El holandés Mark Rutte pretendía que hubiera derecho a veto, pero nadie lo secundó pues implicaría que uno de los gobiernos pudiera bloquear los créditos y en cambio se compensará con cheques compensatorios a los países que son contribuyentes netos. Paradójicamente la reducción del tutelaje militar de EE. UU. sobre Europa ha ampliado el margen de maniobra para la consolidación del proceso comunitario.

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes