Beethoven Herrera Valencia
Columnista

Regalías, volver a repartir

Ojalá las regiones y el país se preparen para el cambio de patrón energético cuando el carbón y el petróleo no tengan la actual relevancia. 

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
octubre 25 de 2020
2020-10-25 07:11 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

La reforma del Sistema de Regalías adoptada en 2012 buscaba responder a lo diagnósticos de Meisel y Galvis sobre la severa brecha entre las regiones periféricas respecto del centro del país; y se inspiraba en la estrategia europea de fondos de compensación de mejorar la cohesión social y el balance regional. 

Esa reforma respondía a la demanda de las regiones no generadoras de regalías, pues mientras con el sistema anterior los recursos llegaban al 17% de la población, el esquema de 2012 asignó el 80% a más de 1.000 poblaciones y el 20% a los municipios y departamentos productores.La reforma partió de un diagnóstico de baja ejecución, corrupción y obras faraónicas e inconclusas. Además destinaba el 10% a ciencia y tecnología, asignaba recursos a la ejecución del acuerdo de paz y reservaba el 20% en el Fondo de Ahorro. (Cárdenas Mauricio. El Tiempo, 05/07/ 18.

Pero había quienes opinaban que ese sistema era un fracaso: “Hay bajísimos niveles de ejecución, falta absoluta de priorización y dispersión deprimente de recursos en miniproyectos de muy bajo impacto. (Perry Guillermo ,El Tiempo, Mayo 7/18).

Desde las regiones productoras se generó oposición, pues consideraban que las despojaba de los recursos para enfrentar los impactos ambientales y sociales que deja la explotación de recursos no renovables. Esos reclamos inspiraron el Acto Legislativo 05 de 2019 que aumentó de 11,2% a 25% los recursos para regiones productoras además de entregar 5% a proyectos de infraestructura educativa e inversión para ampliación de cobertura y calidad de la educación superior.

Además se devuelve la gobernanza de los recursos a municipios y departamentos con la eliminación de muchos OCADs, dejando menos actores en la aprobación y ejecución de los proyectos. También se introduce un sistema de seguimiento, evaluación y control con un enfoque preventivo y se duplican los recursos para las minorías étnicas, y ahora tendrán autonomía en la toma de decisiones.

Por primera vez se asignan recursos para la conservación de las áreas estratégicas, destinando el 1% de la bolsa total y un 20% del mayor recaudo para este propósito y para la lucha contra la deforestación. Y el 2% del rubro destinado a los municipios más pobres debe ir a protección del Medio Ambiente y 2% de los recursos de Ciencia, Tecnología irán a Innovación Ambiental para fomentar las energías renovables orientadas a la transición energética y reducción de emisiones CO2. Los recursos de Ciencia, Tecnología e Innovación aumentaron y se cambia el sistema de asignación departamentalizada a una bolsa concursable en convocatorias públicas.

Esta distribución repone recursos a las zonas productoras sin disminuir la participación de las zonas no productoras y cabe esperar que la eliminación de trámites permita ejecutar esos recursos, tan necesarios en el proceso de reactivación tras la pandemia.

Esperamos tener proyectos más eficientes, reducción de tiempos y actualización de procedimientos. Y ojalá las regiones y el país se preparen para el cambio de patrón energético cuando el carbón y el petróleo no tengan la actual relevancia: Hay que “sembrar” las regalías si queremos potenciar un desarrollo sostenible en un futuro tan incierto.

Beethoven Herrera Valencia
Profesor, universidades Nacional y Externado
beethovenhv@gmail.coma

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes